La apertura del parque de bomberos en El Granadal ha puesto de manifiesto la falta de personal del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de Córdoba, según denuncia el sindicato CSI-CSIF. Se cumple la máxima de divide y vencerás, pero con el efecto contrario. Los bomberos y medios del nuevo parque han sido trasladados desde el ya existente en Los Custodios. Forman un equipo de seis bomberos, tres conductores y dos mandos, y tienen que dar servicio a la mitad de la ciudad (más de 150.000 habitantes), incluida la sierra, el Campus de Rabanales y Alcolea.

El portavoz de CSI-CSIF en el SEIS, Juan Gallego, alerta de que «el día que haya varias emergencias consecutivas no habrá garantías de dar asistencia». Los bomberos están recogiendo firmas para presentar un escrito al Ayuntamiento exigiendo que saque ya a concurso las 20 plazas que tiene previstas. Desde CSI-CSIF se insta a que salgan ya para que los nuevos compañeros se incorporen en verano y cubran los permisos de
vacaciones.

Entre los dos parques hay siempre disponibles para dar servicio a la ciudad 13 bomberos, seis conductores y cuatro mandos, en los cinco turnos existentes. En total, en Córdoba, 150 bomberos para 374.000 habitantes. La ratio aconsejada por la Unión Europea es de un bombero por cada 1.000 habitantes, lo que supondría duplicar la plantilla actual.

El responsable político de Seguridad, José Antonio Cabanillas, es tajante. «Es falso que no se puedan cubrir todas las emergencias», afirma. Culpa al CSI-CSIF de sacar este asunto «porque están en elecciones sindicales». Además, añade que «ellos negociaron la apertura de El Granadal y no se plantearon estos problemas». Afirma que las 20 plazas «son necesarias y estarán este año».

Exigen un servicio de prevención

El sindicato CSI-CSIF reclama al Ayuntamiento que cumpla su compromiso, incluido en el convenio laboral 2006/07, de crear un servicio de prevención. Sus objetivos serían hacer inspecciones en los lugares con mayor riesgo para comprobar que cumplen las medidas contra incendios. A través de este servicio se redactarán planes de emergencia y se harán campañas para enseñar a la población cómo reaccionar ante las llamas.