Las inscripciones en el Registro Central de Animales de Compañía de la Junta de Andalucía, dependiente de la Consejería de Justicia e Interior, se han multiplicado por tres desde su creación en 2005, superando ya los 2.000.000 de mascotas.

En un comunicado, la Consejería ha señalado que, en la actualidad son 2.154.890 los animales de compañía inscritos en este registro central en Andalucía, una obligación de los propietarios que permite establecer programas sanitarios preventivos o de urgencia ante enfermedades transmisibles al ser humano o a otros animales, su recuperación en caso de pérdida o robo, o intervención por maltrato.

Además, ha indicado que este registro de la Junta pretende potenciar el control de los animales de compañía y mejorar la protección, convivencia y seguridad tanto de las personas como de los propios animales.

Del total de mascotas registradas en Andalucía hasta el pasado 31 de diciembre, 2.030.212 son perros, lo que supone el 94 por ciento del total, seguidos de los gatos con 103.451 ejemplares inscritos (4,8 por ciento), los hurones (8.902) y de otras especies (12.325).

CASI 6.800

Mascotas recuperadas

Durante 2013, se han recuperado 6.777 animales de compañía, un 13,5 por ciento más que en 2012, que representan casi la mitad de los 12.374 perdidos. Del total de mascotas devueltos a sus dueños, 6.314 eran perros, 450 gatos, siete hurones y seis ejemplares de otras especies.

La mayoría de pérdidas y recuperaciones se concentran en los meses de verano y en el mes de enero de 2013, al igual que las altas en el registro de animales de compañía y las bajas en el mismo.

En el caso de los perros considerados potencialmente peligrosos, en 2013 se registraron 3.634 nuevas inscripciones de las razas Rottweiler, Pit Bull, American Staffordshire Terrier, Doberman, Staffordshire Bull Terrier, Dogo Argentino, entre otras. A finales de 2013 este registro tenía contabilizados un total de 41.162 canes de estas razas más peligrosas.

Con carácter general, se consideran perros potencialmente peligrosos los que pertenecen a una tipología racial que, por su carácter agresivo, tamaño o potencia de mandíbula, tengan capacidad de causar la muerte o lesiones a las personas o a otros animales, o también daños materiales. Los perros de estas razas suponen un mínimo porcentaje respecto al total de canes inscritos en el registro con un dos por ciento de los mismos.

De la identificación, inscripción, modificación o cancelación del registro de los animales de compañía se encarga el personal veterinario autorizado por los colegios profesionales de cada provincia con los que colabora la Junta de Andalucía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.