La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a 18 meses de cárcel a un joven vecino de Pulpí que fue detenido cuando conducía ebrio por las calles del centro del municipio y tras intervenirle casi cuatro gramos de cocaína que escondía en sus calzoncillos.

D.M.M.N. mostró su conformidad después de que el fiscal modificase su escrito de acusación, en el que solicitaba penas que sumaban cuatro años de prisión por un delito contra la salud pública y dos delitos contra la seguridad vial, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Según sostenía el Ministerio Público, el acusado circulaba a las 12,30 horas del 9 de septiembre de 2012 por la calle Virgen del Mar de Pulpí al volante de un turismo de alta gama a "velocidad elevada" cuando fue interceptado por la Guardia Civil.

Los agentes, tras darle el alto y proceder a la inspección del interior del vehículo, encontraron supuestamente restos de "una sustancia blanca", una calculadora y una libreta, por lo que fue trasladado hasta el cuartel.

Una vez allí, en el cacheo, encontraron, ocultas en sus calzoncillos, once bolsitas con un total de 3,87 gramos de cocaína de una pureza del 1,94 por ciento y un valor en el mercado negro de 10,35 euros que, según el Ministerio Público, iba a destinar a la venta al menudeo.

En la prueba de alcoholemia que los agentes le realizaron ante su "halitosis, el habla pastosa y las pupilas dilatadas", D.M.M.N. dio un resultado positivo de 0,62 mg/l si bien se negó a realizar el segundo test de detección alcohólica.

Consulta aquí más noticias de Almería.