La Fiscalía pide 7 de años de cárcel, por un delito de lesiones, para un hombre que, presuntamente, en 2010, agredió a otro en una discoteca de Santander y le dejó ciego de un ojo de un botellazo y le causó, además, heridas en párpado, labios y cuello, hechos que la acusación particular cree constitutivos de homicidio en grado de tentativa por los que reclama 15 años de cárcel.

El acusado, mayor de edad y con iniciales FA.C.T, será juzgado este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, a partir de las 10.00 horas.

Según el escrito de la fiscal, los hechos ocurrieron el 31 de enero de 2010 sobre las 8.30 horas en una discoteca de la calle Perines de Santander, donde el acusado mantuvo un incidente con otro hombre, al que durante el enfrentamiento, y "con intención de producir menoscabo en su integridad física", le golpeó en la cara con una botella.

El botellazo le causó perforación ocular izquierda y estallido y desprendimiento de retina en el ojo izquierdo, heridas incisas en el párpado y en la comsisura de los labios y también en un lateral del cuello.

El agredido tuvo que ser sometido a dos operaciones quirúrgicas de urgencia de reconstrucción del globo ocular y, a la semana siguiente, para vitretomía.

Sus heridas tardaron 40 días en curar, estando todos imposibilitado para sus ocupaciones habituales y 27 de ellos en el hospital.

Como consecuencia de la agresión, tiene "ceguera completa" en el ojo izquierdo, globo ocular disminuido de tamaño y otras secuelas que le producen una "alteración significativa" de su cara, además de cicatrices en párpado, labio y cuello.

Además, la víctima, presenta, según el escrito de la fiscal, "malestar psicológico", clínicamente "significativo" y que se reactiva al recordar el suceso, precisando de tratamiento.

Aparte de los 7 años de prisión, la fiscal pide que FA.C.T indemnice a la víctica como unos 32.700 euros, 30.000 por las secuelas y 2.700 por los días de curación. También pide que sufrague al Servicio Cántabro de Salud todos los gastos por los servicios prestados a la víctima.

Por su parte, la acusación particular, que representa al agredido, cree que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa en concurso con un delitio de lesiones y entiende que existe la agravante de alevosóa-

En su escrito, señala que "después del primer ataque", con el que FA.C.T. le daña el ojo y le provoca, según la versión de esta parte, las heridas en el párpado y en la comisura de los labios, el acusado le realizó el acusado un corte en el lateral del cuello con los "restos cortantes y afilados" de la botella que portaba, causándole un "corte profundo" que le dejó una cicatriz "de más de 5 centímetros".

Considera que el acusado realizó el segundo ataque con "ánimo de acabar con la vida" del otro, "aprovechándose de la situación de indefensión" del agredido.

Por ello, al considerar que se trata de un delito de homicidio en grado de tentativa en concurso con otro de lesiones pide, además de los 15 años de prisión, una indemnización de poco menos de 110.000 euros (68.600 por la pérdida del ojo y el "transtorno depresivo reactivo"; aproximadamente 28.600 por el perjuicio estético y 2.600 por el periodo impeditivo, además de un 10% más).

Además de al presunto autor, la acusación particular considera responsable civil al gerente de la discoteca por que los hechos ocurrieron sobre las 8.00, cuando el local solo tenía licencia hasta las 3.30.

En el escrito de la acusación particular, se señala que, antes de esa agresión, el acusado había sido expulsado del bar por otro incidente anterior con el mismo hombre al que luego, presuntamente dio un botellazo. Posteriormente al primer altercado, los empleados de seguridad volvieron a dejarle entrar.

Además de la pena de cárcel e indemnización, la acusación particular pide para el acusado la accesoria de prohibición de resistencia en el lugar de la víctima.

Por su parte, la defensa reclama la libre absolución al considerar que los hechos de los escritos del fiscal y la acusación "no se ajustan a lo realmenteacontecido".

Señala que no existió infracción penal con lo que no puede hablarse autores.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.