Los colegios aragoneses tendrán ratios más elevadas el próximo curso. El nuevo decreto de admisión de alumnos, publicado ayer en el Boletín Oficial de Aragón, establece un máximo de 25 niños por clase en primaria y de 30 en ESO, frente a los 22 y 27, respectivamente, que el Departamento de Educación pactó hace varios años con los sindicatos de enseñanza.

Los docentes no son partidarios de aumentar las ratios porque, aseguran, «mermará la calidad de la enseñanza». El sindicato STEA denunció recientemente que el 65% de las aulas zaragozanas está por encima de su capacidad, lo que perjudica el rendimiento escolar.

Con el nuevo decreto de admisión, Aragón se adapta a los límites de alumnos fijados por la LOE, que también contempla la posibilidad de ampliar un 10% las plazas escolares por exigencias de la demanda.

En estos casos, según el decreto, la variación de las ratios afectará a todos los colegios de una misma zona, «con el fin de garantizar la escolarización equitativa, evitando la concentración del alumnado».

El documento prohíbe a los centros que reserven plazas antes del inicio del proceso de admisión, así como que impongan a las familias gastos obligatorios asociados a la enseñanza, con excepción de actividades extraescolares.

Además, incluye los nuevos baremos para asignar plaza escolar, primando la presencia de hermanos en el centro (ocho puntos por el primero y uno más por el resto), la cercanía del domicilio (seis) y que cualquiera de los padres trabaje en el colegio solicitado (cinco), como ya publicó 20 minutos.

Nuevo plan de FP

La DGA reforzará la formación profesional impulsando las nuevas tecnologías y la innovación. El año próximo se pondrán en marcha los estudios de impresión de artes gráficas, según explicó ayer la directora general de Formación Permanente, Natividad Mendiara.