El campus Río Ebro, en el Actur, volverá a blindarse mañana ante una nueva convocatoria de macrobotellón. Los estudiantes de ingeniería celebrarán San Pepe, en honor a su patrón, San José, con una cita etílica en la que participarán en torno a 3.000 jóvenes.

La Universidad reforzará la vigilancia de coches y mochilas para impedir que los jóvenes introduzcan alcohol en los centros. La fiesta, como en los últimos años, será fuera del campus, en la explanada junto a los campos de fútbol del camino de Juslibol.

Entre los asistentes, según fuentes universitarias, cada vez abundan más los alumnos de institutos, que, además, suelen ser los que más beben. A la cita tampoco faltan ingenieros y estudiantes de otras titulaciones universitarias.

Los más afectados por esta fiesta, que se hace entre las 11 y las 21 h, son los vecinos del Actur. Además del colapso en los autobuses y en los supermercados próximos al campus, San Pepe deja miles de kilos de basura en las calles.