Mucho libro y poco lector. Las estanterías de las tiendas de Euskadi están plagadas de volúmenes y la literatura goza de buena fama, pero a la hora de hincar los codos ante un libro, aunque sea para el deleite, somos perezosos. Obviando los libros de texto del colegio y los periódicos, los vascos cada vez leemos menos.

A casi la mitad, exactamente a un 44%, nunca se le ocurre adentrarse en la lectura. Y aunque parezca que el nivel cultural está creciendo, esto no redunda en que aumenten los aficionados a la literatura. Al contrario, según un estudio de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), está descendiendo, año a año, el número de lectores. En 2004 eran un 42% los que nunca se animaban a pasar páginas.

De todas formas, los datos, tomando como referencia la media nacional, no son tan malos. De hecho, Euskadi se sitúa exactamente en el medio; claro que hay hasta nueve comunidades en las que nos superan en esta faceta, con Madrid a la cabeza, donde habitualmente el 63% se da a la lectura.

Le siguen, de más a menos: Aragón, La Rioja, Cataluña, Navarra, Valencia, Canarias, Baleares y Cantabria. En el lado contrario están Extremadura, Castilla La Mancha o Asturias.

En España, en el año 2005 las empresas editoriales agrupadas en la FGEE, que representa al 95% del sector, editaron más de 321 millones de libros, con 70.000 títulos con una tirada media por cada título de más de 4.600 ejemplares. En Euskadi, habría que sumar los volúmenes en euskera, pero ni entre ambas lenguas crece la afición por la lectura.

Los más vendidos

Castellano-ficción .- El pedestal de las estatuas (A. Gala), La sangre de los inocentes (Julia Navarro).

Castellano-no ficción.- Una verdad incomoda... (Al Gore).

Euskera-ficción.- Kezkamuxelak (Anthony Browne), Kutsidazu bidea, Ixabel (J. Sagastizabal).

Euskera-no ficción.- Euskal Herria ezagutu (autores varios).