El 70% estará terminadas en el plazo de tres años y la mayoría será en régimen de alquiler con opción a compra. Los alquileres rondarán los 200 ó 300 euros.

Una novedad importante para poder aspirar a estas VPO tiene que ver con el padrón municipal. Para evitar que jóvenes que viven en el municipio y que por cuestiones de estudios, trabajo o familia deban cambiar de lugar de residencia y empadronarse en él pierdan opciones de conseguir una de estas viviendas, el Ayuntamiento les reconocerá a su vuelta la antigüedad que ya tienen en el padrón.

Las primeras 92 viviendas de este cupo, según el Ayuntamiento, verán licitados sus proyectos en el mes de abril.

En los próximos 14 años, según las previsiones recogidas en el nuevo PGOU, la localidad crecerá alrededor de un 75% en el número de habitantes, pasando de los 40.000 actuales a cerca de 70.000.