El curso 2007-08 puede comenzar con 3.000 profesores menos de los necesarios en primaria y secundaria, según advirtieron ayer los sindicatos USTEC-STEs, UGT y CC OO.

Eso no implica que los alumnos se queden sin determinadas clases: «Se unirán grupos que ahora funcionan desdoblados, habrá más aulas masificadas y los profesores trabajarán más», explicó la portavoz de USTEC-STEs, Rosa Cañadell.

Para el próximo curso serán necesarios 4.500 profesores para cubrir el crecimiento vegetativo o la menor carga lectiva de los maestros. Menos de 1.500 de aquellas plazas se podrán cubrir con licenciados.

Los docentes esperan una respuesta de Educació antes de Semana Santa sobre sustituciones, el Decreto de Derechos de los Alumnos o la tercera hora tutorial.

Amenazan con manifestaciones para mayo si no se atiende a sus principales demandas. Por su parte, el conseller de Educació, Ernest Maragall, no prevé cambios.