Sólo la mitad de las escuelas e institutos de Barcelona son totalmente accesibles

  • Entidades y oposición denuncian que se discrimina a los escolares con necesidades especiales al no emprender obras en más centros educativos.
  • El 70% de las guarderías públicas están adaptadas.
  • Padres cambian de colegio a sus hijos al perder el personal de apoyo en las aulas.
Un alumno de una escuela catalana experimenta qué implica ir en silla de ruedas. En la imagen, tratando de franquear la puerta.
Un alumno de una escuela catalana experimenta qué implica ir en silla de ruedas. En la imagen, tratando de franquear la puerta.
Estefania Escolà/ACN

Sólo la mitad de las escuelas y los institutos públicos de Barcelona están adaptados para personas con movilidad reducida. En el caso de las guarderías, el porcentaje llega al 70%. Pero entidades y oposición denuncian que las cifras son mucho menores, si se toma como referencia el global de centros de la ciudad, y reivindican que los alumnos deben tener no sólo menos barreras arquitectónicas sino también un apoyo dentro de las aulas.

Entrar por la puerta trasera de la escuela, quedarse en clase durante el patio o algo tan simple como no llegar al interruptor discrimina a los alumnos, recuerda Montserrat Garcia desde la Federació ECOM, que reúne a más de 160 entidades de personas con discapacidad física en España.

Según consta en el Informe d'accessibilitat als centres docents públics de la ciutat de Barcelona, al que ha tenido acceso 20minutos, de los 165 centros del segundo ciclo de infantil y primaria (3-12 años), solamente la mitad están adaptados completamente. Al otro extremo, 20 no son accesibles en absoluto. Entre medio, hay decenas de escuelas que cumplen la  normativa de forma parcial.

Lo mismo pasa con los centros públicos de secundaria: de los 71 que hay en Barcelona, la mitad están completamente adaptados y ocho no lo están. Pero que lo estén parcialmente, «no cuenta en absoluto», denunciaba desde la oposición la regidora del PSC, Pilar Díaz, argumentando que la accesibilidad «es un derecho, y un derecho lo tienes o no lo tienes, no puede existir a medias». En el caso de las guarderías públicas, del centenar que hay en Barcelona, hasta el 70% sí que están preparadas para admitir a personas con movilidad reducida, frente a ocho que no lo están.

«Cuanto más elevados son los estudios, más dificultad  de accesibilidad hay en las aulas», confirma Garcia, que  insiste en que «se ha avanzado poco a poco al construir escuelas nuevas» pero falta que se supriman «no sólo las barreras arquitectónicas y del mobiliario», sino que se refuerce el apoyo dentro del aula.

Tanto el PSC como las entidades denuncian que se está incumpliendo la Ley de Accesibilidad de Catalunya. El grupo socialista pide un «diagnóstico claro» y que se establezca un plan a largo plazo para adaptar centros.

Cambio de 'cole' por falta de veladores

Con los recortes, hay menos veladores y monitores de soporte, denuncian las entidades. Es por este motivo que hay escolares con necesidades especiales que, o bien tienen menos horas de apoyo (para llevarlos al patio, ayudarles en el comedor, acompañarles al baño,...) o bien se quedan sin. Ante la situación, los padres optan por llevar a sus hijos a escuelas especiales, con lo que se «segrega» a los escolares y se acaba con la «escuela inclusiva».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento