Lince con sus crías
Lince con sus crías (Foto: EFE) EFE
Un rayo de esperanza ilumina el futuro del lince ibérico, una de las especies de felinos más amenazadas del planeta, cuyo número no supera los 150 ejemplares, concentrados en dos núcleos reproductores: Doñana y Sierra Morena.

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha conseguido congelar el semen de un macho y fecundar con él los óvulos de una gata doméstica. Este trabajo permitirá estudiar la fertilidad de los machos de lince ibérico en el laboratorio, lo que contribuirá a la conservación de la especie amenazada.

Según informó el investigador Eduardo Roldán, coordinador del trabajo, éste ha demostrado «cómo una especie doméstica y abundante puede ayudar a salvar a otra amenazada».

Es una de las especies de felinos más amenazadas del planeta, cuyo número no supera los 150 ejemplares
En otros animales, este tipo de pruebas de fertilidad se realizan de manera habitual con otras hembras de la misma especie. Sin embargo, el caso del lince es especialmente complicado, debido al escaso número de ejemplares y al riesgo que conlleva la experimentación. Por ello, los investigadores tuvieron que recurrir a una estrategia alternativa, que encontraron en las gatas comunes de Madrid.

En su propio hábitat

En un futuro próximo, las muestras congeladas de semen podrán ser utilizadas mediante técnicas de reproducción asistida para llevar a cabo un intercambio de material genético entre poblaciones naturales y en cautividad. Gracias a ello no será necesario mover a los animales de su hábitat, con lo que se evitarán los problemas de adaptación.

En la actualidad se trabaja también en la obtención y congelación de semen de ejemplares que mueren en el campo, generalmente víctimas de atropellos. En muchas ocasiones, son tan jóvenes que no han podido reproducirse.

Un ejemplar muerto en Doñana

El cadáver de un macho adulto de lince ibérico fue encontrado ayer en el paraje conocido como Matasgordas, en el Parque Nacional de Doñana (Huelva), según informaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. El animal fue trasladado al Centro de Recuperación El Acebuche, donde se lleva a cabo el programa de cría en cautividad, para practicarle una necropsia. Según las primeras informaciones, el ejemplar podría haber muerto por causas naturales.