Un grupo de unos 100 inmigrantes de origen subsahariano han protagonizado este jueves un nuevo intento de entrada a Melilla por la zona del perímetro próximo al puesto fronterizo de Barrio Chino. Una veintena habría logrado acceder a la ciudad autónoma, mientras que otra treintena habría quedado en el lado marroquí. Así lo han confirmado fuentes de la delegación de Gobierno.

Se trata del primer intento de entrada a Melilla en las últimas tres semanas Algunos inmigrantes lograron entrar a Melilla y se han apresurado hacia el interior de la ciudad, mientras que otro grupo se quedó encaramado a la cubierta del puesto fronterizo, donde han permanecido unas dos horas lanzando cánticos de "Libertad" o "Bosa Bosa", una frase habitual en los subsaharianos, que es símbolo de victoria. A última hora de la tarde, uno de los inmigrantes ha dado síntomas de estar herido, por lo que la Guardia Civil desplazó a la zona un vehículo especial con una escalera incorporada.

Además de este inmigrante herido, otros, alentados por los agentes que también se habían subido a la cubierta, decidieron descender por las escaleras instaladas, tras lo que fueron conducidos hacia el interior del puesto fronterizo, en dirección a Marruecos. Al advertir esta circunstancia, algunos de los subsaharianos, que todavía se encontraban en la cubierta, decidieron bajar por la zona del vallado, donde fueron controlados por miembros de la UIP de la Policía Nacional y de los GRS de la Guardia Civil.

Cuando eran conducidos por los agentes hacia el interior del puesto fronterizo, se inició un forcejeo y otra decena de inmigrantes consiguieron superar el cordón policial. Vitoreados por los ciudadanos que allí se encontraban, quienes también silbaron la labor policial, los subsaharianos salieron corriendo en dirección al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, adonde ya habían llegado otros ocho compatriotas que habían conseguido superar el vallado a la primera.

Algunos de los inmigrantes han quedado tendidos en el suelo, aparentemente heridos, y han sido trasladados por los propios agentes en volandas hasta una ambulancia de la Cruz Roja que se había desplazado al lugar.

Se trata del primer intento de entrada a Melilla que se produce en las últimas tres semanas.

"No hay devolución en caliente"

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha señalado esta tarde en el Senado que la denominada "devolución en caliente" es un concepto "tremendamente erróneo" y se ha referido a ella como un "rechazo en la frontera". Martínez ha respondido así a una pregunta del senador socialista Enrique Cascallana sobre "el incumplimiento de la ley en relación con la expulsión de inmigrantes llegados a España" a través de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

"No hay devolución en caliente sino rechazo en frontera", ha explicado el número "dos" de Interior que ha abogado por buscar fórmulas que proporcionen un marco legal para dar una mayor seguridad jurídica a la Guardia Civil en su "doble labor de custodia de la frontera y preservación de la seguridad de los inmigrantes".

Consulta aquí más noticias de Melilla.