A raíz de las obras, en el primer edificio se advirtieron determinadas patologías que, según la sentencia, son achacables tanto a la segunda construcción como a deficiencias del propio dúplex. La sentencia añade que «resulta probado que el proceso de excavación y cimentación del nuevo edificio tenía unos riesgos de producir daños en la vivienda vecina».