Ucrania y Rusia se acusan mutuamente de boicotear el reciente acuerdo de Ginebra

  • Ucrania asegura que esta semana envió a la parte rusa un documento con los pasos que ha dado Kiev para contribuir a estabilizar el este del país.
  • Desde Rusia también se acusa a EE UU de boicot a esas negociaciones.
  • Ucrania reanuda la fase de la operación antiterrorista en el sureste del país.
Trabajadores ucranianos quitan una barricada cerca de la Plaza de la Independencia de Kiev.
Trabajadores ucranianos quitan una barricada cerca de la Plaza de la Independencia de Kiev.
EFE

La Cancillería ucraniana acusó este miércoles a Rusia de boicotear el cumplimiento de los acuerdos de Ginebra, que penden de un hilo por la negativa de las milicias prorrusas a deponer las armas y desalojar los edificios gubernamentales. "Kiev ve un boicot total de los acuerdos de Ginebra por parte de Rusia y una absoluta falta de deseo de cumplirlos", señala el comunicado del Ministerio de Exteriores de Ucrania.

Ucrania asegura que esta semana envió a la parte rusa un documento con los pasos que ha dado Kiev para contribuir a estabilizar el este del país, donde los prorrusos se han sublevado contra el Gobierno central. Entre otros pasos, Kiev ha aprobado una ley sobre amnistía para los insurgentes que depongan las armas y desocupen los edificios oficiales, y ha iniciado un debate en la Rada Suprema (Parlamento) para la reforma de la Constitución.

El ministro de Exteriores ha pedido también a Rusia "que retire inmediatamente sus unidades de la frontera" y ha afirmado que teme que los separatistas prorrusos puedan utilizar su proximidad para provocar una invasión por parte del país vecino.

Al mismo tiempo, la Cancillería añade que solicitó a Moscú información sobre los "pasos prácticos" que Rusia, como firmante de los acuerdos de Ginebra, ha dado para reducir la tensión en las regiones orientales.

"Por ahora, la parte rusa no nos ha dado una respuesta", añade la nota oficial. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que "Kiev no ha cumplido nada de lo que tenían que empezar a cumplir de lo acordado en Ginebra".

Y, en relación a su compromiso de persuadir a las milicias prorrusas para que entreguen las armas y liberen los edificios oficiales que han tomado en varias ciudades de la región minera de Donetsk, Lavrov reconoció la incapacidad de Moscú. "Nosotros no tenemos ninguna autoridad moral ni ninguna herramienta de influencia en el sureste de Ucrania", dijo durante una entrevista con el canal de televisión RT.

Ucrania reanudó la fase activa de la operación antiterrorista en el sureste del país en cumplimiento de la orden anunciada el martes por el presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov.

Las fuerzas de seguridad hallaron este martes cerca de Slaviansk el cadáver de un desaparecido diputado local del partido gobernante, Batkivschina (Patria), lo que se sumó al tiroteo contra un avión militar que realizaba un vuelo de reconocimiento sobre esa localidad.

Acusan de espionaje al periodista secuestrado

Por su parte, el autoproclamado alcalde de la rebelde Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, acusó este miércoles de espionaje al periodista estadounidense Simon Ostrovsky, secuestrado por las milicias prorrusas de esa ciudad ucraniana.

"Según nuestros datos, él (Ostrovsky) es informador del Sector de Derechas", organización ultranacionalista ucraniana, aseguró Ponomariov en rueda de prensa, citado por las agencias rusas.

Ponomariov confirmó que el reportero está retenido por las milicias de defensa propia de Slaviansk, baluarte de la sublevación prorrusa contra el Gobierno central de Kiev, en la región minera de Donetsk. "Este periodista tiene doble nacionalidad, de Estados Unidos e Israel", agregó.

El alcalde, quien comunicó a los padres del reportero que su hijo se encuentra en perfecto estado de salud, había negado la víspera el secuestro.

Militares estadounidenses llegan a Polonia

Por otra parte, unos 150 soldados estadounidenses aterrizaron este miércoles en la base polaca de Swidwin (noroeste) para participar en maniobras militares durante los próximos dos meses, dentro del plan anunciado por el Pentágono de enviar 600 uniformados a Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.

Los soldados, procedentes de la Brigada de Infantería Aerotransportada 173 con base en Vicenza (Italia), llegan a territorio polaco en medio de las tensiones en la zona por la crisis en la vecina Ucrania.

Durante las últimas semanas, Polonia ha pedido que se refuerce la presencia de militares de la OTAN en la zona ante el temor de que se agrave la crisis entre Ucrania y Rusia.

También este miércoles varios cazas F16 de Holanda, Dinamarca y Reino Unido realizaron vuelos de emergencia ante la aproximación a su espacio aéreo en el mar del Norte de dos aviones militares rusos que no se habían identificado.

Estados Unidos ha respondido a las acusaciones rusas de estar detrás de las tensiones registradas en el este de Ucrania tachándolas de "ridículas" y afirmando que "no están basadas en hechos". Ucrania ha aclarado además que EE UU no está participando en sus operaciones antiterroristas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento