Un aborto clandestino, malos tratos, infidelidades varias y dos relaciones que parecen guiarse por el interés y no sólo por el corazón son elementos que sin duda han influido para que la 'Lola. La película' no haya recibido la bendición de las hijas de La Faraona.

Realizada doce años después de su muerte, la película, con un presupuesto de 6 millones de euros, recorre la vida de Lola Flores desde su infancia en Jerez en 1931 hasta el nacimiento de su hija Lolita en Madrid en 1958.

La protagonista, Gala Évora, una de las integrantes del grupo 'Papá Levante' y que se estrena en la interpretación con esta cinta, fue seleccionada después de un largo proceso de cásting, y su increíble parecido con Lola hicieron innecesaria la imitación.

La trama se centra especialmente en el ascenso a la fama y en los amores y desamores que tiene la artista en el camino hasta la consagración y ya en la cúspide, sin dedicar muchos minutos a las escenas de sus espectáculos, en los que la voz la pone Évora.

Toreros, futbolísticas y folclóricas llenaban las páginas de las revistas del corazón de la época, una España de la posguerra en la que se pasaba hambre y los teatros se llenaban con espectáculos que exaltaban la patria y las raíces.

Todo los acontecimientos que cuenta la película son auténticos, según aseguró el miércoles su director, Miguel Hermoso, que no se cansó de decir que todo el proyecto se había hecho 'con dignidad y respeto'.

Sin embargo, y a pesar de su compromiso inicial con el proyecto, las hijas de La Faraona, Lolita y Rosario, retiraron su apoyo y su colaboración cuando empezaron a conocer el guión, ya que querían que la historia se centrara más en los éxitos y en el arte de su madre, que triunfó tanto dentro como fuera de España.

Una vez terminada la película, ninguna de las dos 'soportó la presión' y abandonaron a la mitad el pase privado que les organizaron, según explicaron el miércoles los representantes de las productoras - Antena 3 y Prodigius Audiovisual - en la rueda de prensa.

Aunque no hay tradición de 'biopics' en el cine español, otro precedente comparable, la película 'Camarón', hizo que su protagonista - Oscar Jaenada - se llevara el Goya 2006 al mejor actor, por lo que algunos se atreven a nombrar a Évora como una posible candidata el próximo año.

En cualquier caso, la actriz, que como Lola lleva bailando desde los siete años, lo tiene claro. Tras superar el miedo inicial a un reto que llegó a calificar de 'peligroso', su trabajo ya le ha aportado algo mucho más importante para ella.

'La película me ha dado una lección de vida muy importante. Me ha enseñado a enfrentarme a las dificultades con más fuerza y frialdad', aseguró, aún imbuida con el aura de Lola.

/Por Blanca Rodríguez/