La Policía releva al jefe de la primera unidad de las UIP por fallos de coordinación en el 22-M

  • El anuncio lo ha hecho el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; el destituido es Javier Virseda, mando de las UIP en Madrid, no a nivel nacional.
  • También ha dicho que las UIP -antidisturbios- van a ser reorganizadas.
  • La investigación interna sobre los disturbios del 22-M ha concluido que no hubo fallos en el despliegue policial, pero sí algunos de coordinación y comunicación.
  • Interior dotará a los antidisturbios de 800 cascos con mejoras, 300 escudos más resistentes y 350 chalecos antitrauma.
  • Tres sindicatos policiales ven insuficiente la destitución del mando.
El director general de la Policía, José Ignacio Cosidó, ha anunciado la destitución del jefe de la Primera Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios.
El director general de la Policía, José Ignacio Cosidó, ha anunciado la destitución del jefe de la Primera Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios.
ATLAS

El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha anunciado en el Congreso de los Diputados que el jefe de la primera unidad de las UIP -Unidades de Intervención Policial- será relevado de su cargo tras los fallos de "coordinación y comunicación" detectados en la investigación interna de los disturbios ocurridos el pasado 22 de marzo, 22-M, tras las denominadas Marchas de la Dignidad.

La información reservada, sin embargo, no ha hallado errores en el despliegue policial, que fue "correcto", y concluye que la manifestación fue afrontada "por un número idóneo de funcionarios, suficientes", por lo que recomienda el archivo de las actuaciones. "No hay responsabilidad disciplinaria", ha dicho Cosidó, añadiendo que el relevo del jefe de las UIP -aunque ha hablado de "mandos", en plural-  se va a realizar en aras de "restaurar la confianza" de los policías.

El destituido es el inspector Javier Virseda, quien apenas llevaba unos meses en el cargo desde que llegó de su destino en Málaga de la mano del actual Comisario General de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona, otro de los señalados por los sindicatos policiales como responsable de lo sucedido junto al destituido y junto al responsable a nivel nacional de las UIP.

Por otro lado, se va a proceder a una reorganización de las UIP "para que sean más operativas" y cada grupo tendrá a partir de ahora cuatro subgrupos y no tres. Cosidó ha anunciado mejoras en la dotación de los policías -ha enseñado un casco y un escudo que resultaron dañados durante los disturbios- y en la coordinación con los distintos cuerpos de seguridad y de emergencias.

Con "procedimiento de urgencia", se ha autorizado la adquisición de 800 cascos con mejoras en la pantalla de protección, 300 escudos más resistentes, 350 chalecos antitrauma con protección inguinal y en el cuello y 800 pares de un nuevo modelo de espinillera. Asimismo, se creará un grupo de intervención inmediata compuesto por dos subgrupos con personal especialmente cualificado, dotado con vehículos adecuados para su rápida movilidad e intervención en caso de graves disturbios en apoyo del resto.

Según los sindicatos policiales SUP, SPP y CEP, que se han reunido este miércoles con Cosidó, Interior invertirá cerca de 600.000 euros en este material, que consistirá fundamentalmente en elementos de protección como espinilleras y viseras de cascos.

Durante el encuentro, la mayor parte de los sindicatos han insistido en que este cese no debe ser el único porque había jefes superiores al mando, pero Cosidó ha incidido en que solo habrá esa destitución porque Virseda "reconoció que se había bloqueado, lo que es una negligencia", han detallado las fuentes.

El director de la Policía ha dicho que la investigación interna ha analizado toda la documentación, imágenes, grabaciones sonoras e informes, notas informativas, diligencias y atestados sobre lo que ocurrió el 22-M. Ha recordado que, en total, se procedió a la detención de 34 personas -dos siguen en prisión y 32 están en libertad con cargos- y que 101 personas en total tuvieron que ser asistidas por los servicios urgencia el día de los hechos, 67 policías.

174 salvas de fogueo, 126 pelotas de goma

Cosidó ha explicado a los diputados presentes en la Comisión de Interior que el 22-M la Policía utilizó 174 salvas de fogueo, 126 pelotas de goma y tres botes de humo. "Las imágenes hablan por sí solas y dan buena cuenta de la agresividad" de los "grupos marginales" que, ha explicado el director general, actuaron de forma "extremadamente violenta" contra "la policía y contra bienes públicos y privados".

El director de la Policía Nacional ha relatado que aquel día había una "elevada concentración de grupos radicales" en las protestas —hasta "40", procedentes del "bloque juvenil racial, el denominado bloque juvenil de los pueblos dignos y el bloque crítico denominado "marchas obreras por la huelga general"— que querían llevar a cabo un "salto cualitativo en la lucha" provocando disturbios y que "fueron inflamando con consignas violentas" la marcha "través de las redes sociales".

Cosidó ha mencionado, como grupos presentes el 22-M, a los Bukaneros, las juventudes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y grupos independentistas de diferentes comunidades como Askapena, Ernai, Arran, Isaca, Briga, Azarug Purna Jaleo o Inekaren, además de los grupos propiamente de Madrid como Yesca, Brigada 13 de noviembre y No tenemos miedo. A estos grupos de ideología "antifascista, anarquista e independentista", se unió un grupúsculo encuadrado anteriormente en la extrema derecha denominado "Bandera Negra".

Ha destacado, además, que los convocantes de la manifestación "comunicaron en tiempo y forma" la protesta a la delegación del Gobierno y que el 22-M la Policía efectuó su "mayor despliegue" de los dos últimos años con tres núcleos de actuación: dos de ellos para las plazas de Neptuno y Colón y la calle Génova y un tercero de reacción que cubría el espacio entre la plaza de Cibeles y Colón.

Participaron en total, ha desvelado, 30 grupos de distintas unidades de intervención, más cinco en horario nocturno, así como seis grupos de UPR -Unidad de Prevención y Reacción-. Es decir, 1.512 miembros de las UIP y 167 de la UPR.

Se les pidió "que aguantasen"

Durante el relato de los hechos, Cosidó ha explicado que las primeras agresiones con "lanzamientos de botellas, adoquines, piedras y petardos de gran potencia" se produjeron en la calle Génova "al tiempo que la gente estaba en Colón" terminando el acto del 22-M- Asegura que los disturbios "fueron en aumento y se practicaron las primeras detenciones"; los primeros heridos, ha explicado, fueron 16 policías por varios impactos. Hubo cinco detenciones.

A continuación, ha dicho, "se extienden las secuencias de agresiones" a la Policía "allí donde se encuentra desplegada" y alcanzan al Paseo de Recoletos. Así, ha explicado que a las 20.35 horas hubo una "petición de ayuda" y que se procedió a un "despliegue táctico de Colón a Cibeles y hasta Recoletos" para disolver a los violentos, pero "lentamente, dado que había una gran aglomeración de personas".

Según Cosidó, a las 20.45 horas uno de los oradores del 22-M en el escenario dijo por megafonía que la Policía estaba invadiendo una manifestación autorizada y entonces, ha dicho, se pidió a los policías desplegados "que aguantasen para no causar males mayores". "Se optó por crear un cordón policial para proteger a los manifestantes pacíficos", ha añadido.

El director general de la Policía se ha referido al grupo de la UIP que quedó aislado durante varios minutos en el Paseo de Recoletos y que fue atacado, ha detallado, con "todo tipo de armas en un contexto de guerrilla urbana". El grupo "fue sorprendido por un cambión de bomberos" que había sido requerido para apagar una barricada en llamas y "esta irrupción fue aprovechada" para "romper la formación". Cosidó ha calificado el ataque de "brutal".

25-S, 'Rodea el Congreso'

Cosidó ha dicho al principio de su comparecencia que entre enero y marzo de este año ha habido en nuestro país 7.558 manifestaciones, "7.507 de ellas sin incidentes"; en las que sí los hubo, han estado protagonizados por "grupos violentos marginales", ha dicho.

Entre otros, ha hablado de los disturbios ocurridos durante el 25-S de 2013, en el que tuvo lugar la protesta "Rodea el Congreso", explicando que la "exhaustiva información reservada" ha concluido que "no se produjeron irregularidades en la intervención policial". Ese día hubo 35 detenciones. En cuanto al 29 de marzo -Jaque a la monarquía- Cosidó se ha sumado "a la recomendación del uso de chalecos distintivos" por parte de la prensa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento