El Ejército se suma a la búsqueda desesperada de Yeremi

La búsqueda de Yeremi Vargas, el niño de siete años que desapareció el sábado pasado en Vecindario (Gran Canaria), se intensificará hoy con la incorporación al rastreo de una unidad del Regimiento de Infantería 50, informó un portavoz de la Delegación del Gobierno en Canarias.

Aproximadamente un centenar de militares, con base en Las Palmas de Gran Canaria, se unirán a las 300 personas pertenecientes a las fuerzas de seguridad, Protección Civil y servicios de emergencia que buscan al niño desde hace días por distintas partes del sureste de la isla, donde el pequeño desapareció mientras jugaba cerca de su casa.

La búsqueda se lleva a cabo principalmente sobre el terreno, aunque también colaboran en ella un helicóptero de la Guardia Civil, que sobrevuela desde el aire, y lanchas de Cruz Roja que exploran la costa en busca de algún indicio del niño, sin que hasta el momento se haya encontrado rastro alguno de él.

Las autoridades del municipio grancanario de Santa Lucía pidieron ayer la colaboración ciudadana para aportar cualquier dato que pueda ser de ayuda en la investigación.

Miles de personas se manifiestan

Entre 3.000 y 4.000 personas se concentraron anoche en la Plaza de San Rafael de Vecindario, en el municipio de Santa Lucía, para solidarizarse con los padres y la familia de Yeremi y pedir su vuelta a casa.

Muchas de las personas llevaban camisetas de color amarillo con la foto del niño estampada en ellas y carteles con lemas como "Nuestro apoyo a la familia" o "Te queremos Yeremi".

Desaparecido desde el sábado

Yeremi Vargas desapareció el pasado sábado sobre las 13.30 horas cuando jugaba en un solar de la zona de Los Llanos, a pocos metros de su abuelo y dos tíos, después de que la abuela llamara a la familia para comer y todos entraran en la vivienda menos él.

Al darse cuenta de que el niño no estaba en la mesa, la familia comenzó su búsqueda en la casa y posteriormente en los alrededores de la vivienda, y acto seguido denunciaron la desaparición del pequeño ante las autoridades. Yeremi Vargas tiene siete años, los ojos marrones, el pelo rubio y lleva gafas, y en el momento de su desaparición vestía un jersey de color naranja, un pantalón de chándal gris y zapatillas deportivas.

10.000 carteles con su fotografía

Ayer cientos de personas se congregaron para pedir su liberación, mientras el gobierno canario asegura que el niño no ha salido de la isla.

La foto del pequeño está por todo la isla: 10.000 carteles pegados.

Búsqueda desesperada

Se le busca por tierra en barrancos, en casas abandonadas, en solares; desde el aire; y también ayer en el mar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento