El Gobierno no renuncia a la IGP de la anchoa del Cantábrico

El PSOE denuncia que el Ejecutivo "sólo ha apoyado a una parte del sector conservero y ha dado "la espalda" al sector extractivo
Anchoa del Cantábrico
Anchoa del Cantábrico
CONSERVAS BLASÁN

El Gobierno de Cantabria no renuncia al objetivo de conseguir la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para la anchoa del Cantábrico. Así lo ha dado a entender este lunes en el Pleno del Parlamento la consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez, quien ha destacado que el recién aprobado sello de calidad controlada de la anchoa es "el primer peldaño de una escalera en la que encaja la IGP".

El sello de calidad controlada "no excluye la posterior tramitación de la IGP", pero ésta concierne a las cuatro comunidades autónomas de la cornisa, y no sólo a Cantabria, ha explicado la consejera en respuesta a una interpelación de la diputada del PSOE Chabela Méndez, quien ha acusado al Gobierno de "incumplir su compromiso de apoyar la IGP de la anchoa del Cantábrico" y ha denunciado que "es mentira que el sector pesquero no la quiera".

De hecho, ha afirmado que lo que ha hecho el Gobierno es "apoyar sólo a una parte del sector conservero" y ha "dado la espalda" al sector extractivo. En este sentido, Méndez ha dicho que "no es posible" defender la anchoa pescada y elaborada artesanalmente en el cantábrico y al mismo tiempo que se pueda envasar bajo el paraguas del sello de calidad controlada anchoa de menor calidad importada de países como Marruecos, Italia, Turquía, Bulgaria, etc. sin que se indique en el etiquetado la procedencia de la materia prima.

Según ha explicado, el PSOE aboga por la coexistencia de una IGP y una certificación de calidad que especifique la procedencia de la anchoa para que el consumidor pueda diferenciar y elegir, y de esta forma apoyar al sector pesquero cántabro.

"Si nadie se lo pedía, porque lleva tres años prometiendo la IGP de la anchoa del cantábrico", ha preguntado a la consejera la portavoz socialista, quien ha opinado que "lo que se esconde detrás" del cambio de postura del Gobierno es "un problema de fondos" que le ha llevado a "convencer al sector de que no iba a haber ayudas".

Sin embargo, la consejera ha asegurado que la posición del Gobierno "no ha variado", y que el Ejecutivo está "a favor de cualquier sello de calidad diferenciada que beneficie a los productos de Cantabria y sea solicitado por los productores".

Martínez ha destacado que la solicitud de la IGP de la anchoa del Cantábrico, al afectar a toda la cornisa, debe dirigirse al Ministerio e ir "de la mano" de las cuatro comunidades autónomas. Y se ha remontado a la solicitud presentada en 2001 que suscitó, según ha dicho, "un no rotundo del sector comercializador y transformador", lo que hizo que el Ministerio decretara en 2002 que no se daban las circunstancias adecuadas para seguir adelante con la tramitación de la IGP.

La consejera ha destacado que durante sus ocho años de Gobierno, entre 2003 y 2011, la coalición PRC-PSOE "no hizo nada" y no movió "ni un papel", mientras pagaba "cientos de latas de anchoa" con el presupuesto de la Oficina de Calidad Alimentaria (ODECA) en lugar de invertir en una marca de calidad.

Martínez ha destacado por último que el sello de calidad controlada de la anchoa aprobado por el Gobierno de Cantabria sólo permite el envasado de anchoa europea, lo que va a permitir que el sector conservero pueda seguir trabajando si un día falta la anchoa del cantábrico, como ya ocurrió en el pasado. "Cantabria dispone ahora de una gran herramienta para avanzar en la promoción de la anchoa de calidad", ha finalizado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento