Michael Egan, presunta víctima de Bryan Singer
Michael Egan, el joven que ha denunciado al cineasta Bryan Singer por supuesta violación, en una rueda de prensa en Beverly Hills, California. GTRES

Michael Egan, el joven de 31 años que ha denunciado al cineasta Bryan Singer por una presunta violación en unas fiestas de Hollywood en 1999, compareció este jueves ante la prensa para explicar sus motivos.

Egan asegura que vivió una pesadilla cuando el director de la saga X-Men —entonces conocido por sus películas Sospechosos habituales y Verano de corrupción—, así como "numerosos individuos" le violaron en Los Ángeles, Hawai y otros estados a lo largo de dos años cuando era adolescente, desde los 15 a los 17 años.

"Eras un pedazo de carne para esa gente", ha contado ante los medios.

Fiestas sin bañador en una mansión del 'mal'

El joven, que ahora tiene 31 años, se mudó con su familia a Los Ángeles cuando era joven con la intención de ser actor.

Con la esperanza de hacerse paso en Hollywood fue atraído con promesas de papeles en películas y anuncios en una red de relaciones sexuales. "Hollywood tiene un problema con la explotación sexual de los niños", dijo Jeff Herman, abogado de la supuesta víctima.

Así, Egan acudió a fiestas que tenían lugar en una mansión de Encino llamada M&C Estate, junto a una piscina en la que la regla era "no llevar bañador". Allí, Bryan Singer le obligó a esnifar cocaína y a beber alcohol, sostiene Egan. Después, bajo la amenaza de una pistola, le violó repetidas veces, según su testimonio.

Michael Egan explicó que Singer y otros hombres le amenazaron numerosas veces, y también a su familia. "Nosotros controlamos Hollywood —le dijeron, según ha denunciado—. Si no mantienes contentos a los miembros de este grupo te eliminaremos".

Bajo estas amenazas, fue violado en otras ocasiones.

"Si tuviera que definir lo que era aquella casa... Era el mal", dijo el joven.

Su primera denuncia "cayó en oídos sordos"

Egan ha relatado que tras sufrir estos supuestos abusos acudió con su madre a la policía de Los Ángeles y al FBI pero que su denuncia "básicamente cayó en oídos sordos", ha publicado The Hollywood Reporter.

El abogado de Bryan Singer sostiene que todo es falso y que si su cliente "hubiera hecho algo malo" ya habría sido citado en esa denuncia previa En esa primera denuncia llevada a cabo en el año 2000, Michael Egan expuso los mismos detalles pero omitió el nombre de Bryan Singer. Como era menor, figuró en la denuncia como Michael E, bajo la tutela de su madre, Bonnie Mound.

A partir de entonces Egan se refugió en la bebida hasta que 11 meses atrás decidió dejar el alcohol y comenzó una terapia para superar su trauma.

"Ahora puedo ponerde delante de todos vosotros y decir que he sobrevivido a un abuso sexual", ha afirmado ante la prensa.

Por su parte, el abogado de Bryan Singer insiste en que todo el proceso es falso. Respecto a la denuncia de 2000, sostiene que es una falsificación y que si su cliente "hubiera hecho algo malo" ya habría sido citado en esa denuncia previa.

Además, afirma que el abogado de Egan persigue sus "15 minutos de fama" y que lo único que busca es publicidad ante el inminente estreno —que tendrá luagr en pocas semanas— de una nueva entrega de X-Men firmada por Bryan Singer.