Lo dijo ayer Francisco Camps en una visita a las obras (al líder de la oposición, Joan Ignasi Pla, no le dejaron ir este fin de semana por «seguridad»). El centro sanitario reutilizará el agua de la refrigeración para regar la huerta que rodea la ciudad, que sería apta para ello.