La localidad cacereña de Valverde la Vera ya tiene todo preparado para que este Jueves Santo, día 17, los "empalaos" recorran las calles de este municipio en un acto de penitencia que se desarrolla durante el Vía Crucis.

Como cada año, las 00,00 horas marcará el comienzo de la fiesta más emblemática que fue declarada de Interés Turístico Nacional en los años ochenta. A esta hora, la Cofradía de la Pasión de Jesucristo y Hermanos Empalaos junto a vecinos del pueblo realizan el Vía Crucis en las 14 cruces distribuidas en diferentes calles.

A la misma hora, empieza el calvario de los "empalaos" que salen de su casa, a oscuras, con la indumentaria ya puesta para realizar su vía crucis motivado por una promesa hecha ante Dios. Lo hacen descalzos y sobre sus hombros lleva un timón de arado sujeto por una soga de esparto que le envuelve torso y brazos desnudos.

Además, lleva una enagua blanca que le cubre de cintura para abajo, mientras que de la mitad de sus brazos penden un par de vilortas, con tres aros cada una y una toga, símbolo del crucificado.

En todo momento acompañado por el cirineo que se oculta bajo una manta y le alumbra el paso con un farolillo, el "empalao" cubre su rostro con un velo blanco que sujeta con una corona de espinas, sobresaliendo por encima de la cabeza dos espadas cruzadas.

En silencio

La procesión de cada "empalao" se realiza en silencio y, tras él, el grupo familiar cubiertos con mantas oscuras lo acompañan. En cada estación del Vía Crucis se arrodillan y oran en silencio y, cuando se cruza con otro "empalao" ambos se arrodillan. Terminado el Vía Crucis de 14 estaciones, el séquito regresa a casa. Allí, el "empalao" se desvista y su cuerpo se le fricciona para recuperar la buena circulación de la sangre.

En declaraciones a Europa Press, la alcaldesa de Valverde de la Vera, Nathalie Victoria Deprez, ha explicado que el número de "empalaos" que habrá este año "se desconoce" ya que es "una promesa hecha ante Dios", aunque cada año el número es "similar" y suele haber entre 20 y 40 "empalaos".

Cada año, Valverde de la Vera llega a albergar más de 6.000 visitantes procedentes de todos los puntos de España. Este pequeño municipio de 530 habitantes ya tiene "todas las plazas hoteleras" ocupadas, ha señalado Deprez.

"Todas las plazas hoteleras están ocupadas desde hace muchísimo tiempo en un radio de 30 kilómetros", ha explicado su alcaldesa quien, además, ha añadido que la climatología "marca" el número de personas que cada año congrega esta fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.