Escalada prorrusa en Ucrania: nuevos asaltos en comisarías bajo la amenaza del Gobierno

  • Activistas prorrusos han tomado hasta tres comisarías: una en Slaviansk y dos en las ciudades de Krasni Liman y Druzkovka (las tres en la región de Donetsk).
  • También han tomado la sede del Departamento del Ministerio del Interior para la región de Donetsk mientras reclaman la "República Popular de Donetsk".
  • El ministro de Interior de Ucrania dijo que las fuerzas especiales ya se dirigen a Slaviansk, próxima a la frontera con Rusia: "La reacción será muy dura".
  • Otro grupo de activistas prorrusos entró también en la Fiscalía regional de Donetsk, aunque liberó el edificio poco después de manera pacífica.
  • La alcaldesa de Slaviansk, que quiere celebrar un referéndum, manifestó su apoyo a los activistas prorrusos: "Conozco a muchos de ellos, son gente nuestra".
Hombres armados ante la comisaría de policía ocupada po activistas prorrusos en Slaviansk, Ucrania.
Hombres armados ante la comisaría de policía ocupada po activistas prorrusos en Slaviansk, Ucrania.
EFE

Activistas prorrusos radicales del sureste de Ucrania tomaron este sábado una comisaría de policía en Slaviansk, a 120 kilómetros de Donetsk, confirmó uno de los líderes del grupo que ocupa la sede del Gobierno de esta región del sureste de Ucrania. "Los hombres tomaron la comisaría local en Slaviansk. Esta es la clase de patriotas que necesitamos para acabar con el fascismo que se ha instalado en Kiev", dijo Alexandr Filippov en conversación telefónica desde el edificio gubernamental que ocupa, junto a sus compañeros, desde hace casi una semana.

No ha sido el único asalto: otras tres comisarías policiales en la región de Donetsk, concretamente de las ciudades de Krasni Liman, Druzkovka y Kramatorsk, han sido ocupadas por activistas prorrusos.

Además, también han tomado la sede del Departamento del Ministerio del Interior de Ucrania para la región de Donetsk. Sobre el edificio ondean las banderas de la autoproclamada "República Popular de Donetsk" y de las "milicias populares de Donbass (cuenca hullera de Donetsk)". Los efectivos policiales que se encontraban en las dependencias no sólo no ofrecieron resistencia a la toma del edificio, sino que incluso se pasaron a las filas de los manifestantes. La sede del departamento del Interior es el segundo edificio gubernamental de Donetsk, capital de la región homónima, que cae en poder de los activistas prorrusos, después de que el domingo pasado tomaran la sede del Gobierno regional, que aún mantienen.

"Esto es una rebelión popular. Hemos venido hasta aquí para preguntar a la policía si está con el pueblo y nos ha respondido que sí. Somos representantes del pueblo de Donbass (región hullera del sureste ucraniano)", dijo un hombre con la cara tapada dentro del edificio ministerial.

Estas ocupaciones han hecho que el jefe de Policía de la localidad ucraniana de Donetsk, Kostiantin Pozhidayev, ha presentado este sábado su dimisión en respuesta a las demandas de los manifestantes separatistas prorrusos, que han retirado la bandera oficial de Ucrania de la sede de Policía regional de la ciudad, según informa Interfax Ucrania.

"Aquí no ha habido asalto. Hemos entrado de forma pacífica. El jefe de la policía regional (Konstantín Pozhidáyev), puesto aquí por Kiev, ha salido a hablar con nosotros y ha dimitido. Los policías se han puesto de nuestro lado", explicó otro activista en Donetsk, oculto por un gorro y unas gafas de sol.

Mientras tanto, ha seguido la manifestación en las calles de la localidad ucraniana, donde los manifestantes han aprovechado para entregar octavillas en las que se declara la "República Popular de Donetsk", en línea con los sentimientos independentistas que han aflorado en el este del país, donde se concentra un importante sector prorruso, y en el que varios edificios gubernamentales se encuentran bajo control de los activistas afines a Moscú.

"La reacción será muy dura"

Tras el asalto, el ministro de Interior de Ucrania, Arsen Avakov, aseguró que las fuerzas especiales de la policía ya se dirigen a Slaviansk, una localidad muy próxima a la frontera con Rusia, para liberar la comisaría tomada en esa ciudad por los radicales, así como a la localidad de Kramatorsk.

"Habrá tolerancia cero con los terroristas armados. La reacción será muy dura, tanto, como la diferencia entre manifestantes y terroristas", subrayó el ministro, citado por el diario local Ukrainskaya Pravda. En un mensaje a todas fuerzas políticas y organizaciones sociales ucranianas publicado en su página web, Interior subrayó que éstas no "deben sacar gente armada a las calles, abstenerse de llamamientos a acciones agresivas y violentas, y de provocar enfrentamientos".

El Ministerio ucraniano del Interior mencionó en particular a las regiones de Donetsk, Lugansk Jarkov, en el sureste del país, donde se llevan a cabo "operaciones especiales para superar manifestaciones de separatismo", subrayó.

Recordó a las fuerzas políticas que la instigación de desórdenes masivos es un delito grave, que el código penal castiga con hasta 8 años de prisión y con hasta 15 si como consecuencia de ellos se producen muertes. Al mismo tiempo, Interior subrayó que defiende de manera consecuente el derecho de los ciudadanos, independientemente de su nacionalidad, convicciones políticas y lugar de residencia, de expresar pacíficamente sus posiciones en todo el territorio de Ucrania.

Asalto a la Fiscalía de Donetsk

Por otro lado, otro grupo de activistas prorrusos entraron también en la Fiscalía regional de Donetsk, aunque liberaron el edificio poco después de manera pacífica. La propia Fiscalía, que ya funciona con normalidad, ha abierto una causa penal contra los responsables del asalto.

"Sobre las 6.05 de la mañana, un grupo de jóvenes armados con bates de béisbol irrumpieron en el edificio. Sin plantear exigencias, unos 40 asaltantes empezaron a construir barricadas con muebles en los accesos al edificio. Sobre las 7.30, abandonaron el inmueble después de una negociación", se señala en un comunicado de la Fiscalía.

Ucrania pide el fin de las "acciones provocativas"

El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Andri Deshchitsia, ha exigido este sábado el fin de las "acciones provocativas" en el este de ucrania después de que individuos armados tomaran dos edificios de la Policía y el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) en la ciudad de Slaviansk, en el este del país.

Deshchistsia, que denuncia la presencia de agentes rusos en el este del país, ha revelado que ha conversado telefónicamente con su homólogo ruso, Sergei Lavrov.

Rusia niega estar tras los grupos armados prorrusos del este de Ucrania, que hasta ahora controlan cuatro edificios oficiales de la zona para intentar emular la secesión de la región ucraniana de Crimea y su posterior anexión a Rusia.

La alcaldesa de Slaviansk apoya a los prorrusos

La alcaldesa de Slaviansk, Nelia Shtepa, manifestó el apoyo del Gobierno local que preside a los activistas prorrusos armados que tomaron una comisaría de policía en esa ciudad de la región de Donetsk, en el sureste de Ucrania.

"Conozco a muchos de ellos, son gente nuestra y exigen la celebración de un referéndum. Estamos todos de acuerdo, no puedo negarme", subrayó Shtepa a los periodistas frente a la comisaría, donde se han concentrado cientos de ciudadanos para apoyar la acción de los prorrusos.

La alcaldesa anunció que Slaviansk, una ciudad de 117.000 habitantes a unos 120 kilómetros de Donetsk, celebrará un referéndum, aunque no aclaró la cuestión que quiere plantear a los ciudadanos. "Estamos haciendo lo posible por establecer todas las circunstancias de lo ocurrido", declaró el fiscal de la región de Donetsk, Nikolai Frantovski al canal 5 de la televisión ucraniana, al comentar la situación en Slaviansk.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento