Camarón esqueleto Japonés
Camarón esqueleto Japonés, el crustáceo invasor de aguas gallegas. GEMM

El camarón esqueleto Japonés, como se le conoce en la literatura científica, es una especie originaria del mar de Japón y que ha colonizado en muy poco tiempo gran parte del hemisferio norte, siendo esta la primera vez que se detecta su presencia en aguas de la Península Ibérica, concretamente en aguas gallegas. 

Diversas colonias del crustáceo invasor Caprella mutica, han sido localizadas por los miembros del Grupo de Estudo do Medio Mariño (GEMM) en diferentes puntos de la ría de Arousa, principalmente asociadas a estructuras flotantes como bateas y jaulas de cultivo de peces.  Los resultados de las investigaciones realizadas han sido publicados en la revista científica Marine Biodiversity Records.

La especie está ya en nuestras aguas desde, como mínimo, finales del 2012Caprella mutica es un pequeño crustáceo que no supera los 50mm generalmente, pero posee una capacidad de adaptación realmente notable. Es capaz de reproducirse sorprendentemente rápido y colonizar áreas muy alejadas de su hábitat natural, lo que le convierte en un invasor muy eficiente.

Esta capacidad de reproducción hace que allí donde aparece, alcance altísimas densidades, pudiendo contar en un metro cuadrado, más de 300.000 ejemplares. Utiliza preferentemente estructuras sumergidas construidas por el ser humano, como bateas, dársenas deportivas, jaulas de engorde de peces, etc.

La presencia de colonias supone una competencia directa con los moluscos por la misma fuente de alimento y provoca un efecto físico de cierre de los mismos, que ocasiona un gasto extra de energía. Por este motivo, el rendimiento de los cultivos podría verse reducido por el efecto directo de esta especie.

Desde que fue descrita por primera vez en su área de origen, esta especie ha colonizado numerosas zonas. Desde Norteamérica, hasta el Atlántico Europeo, llegando recientemente incluso a Nueva Zelanda. Hasta ahora no había sido detectada más al Sur de Francia, pero todo apuntaba a que era cuestión de tiempo.

Efectivamente, la especie está ya en nuestras aguas desde, como mínimo, finales del 2012. El grado de extensión de la especie en aguas Gallegas aún no ha sido evaluado, pero parece lógico pensar que se pueda haber extendido ya a otras zonas con características similares, lo que en nuestro caso, podría ser toda la costa Gallega.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.