Los europeos gozamos de un nivel de vida alto, sobre todo comparado con el de otros lugares del mundo, cosa que no se puede decir de nuestro esperma.

Nuestros espermatozoides se estropean a una velocidad preocupante, en gran parte a causa de las consecuencias de nuestro propio modo de vida: tabaco, estréscontaminaciónobesidad y vida sedentaria son algunas de las principales causas de la degeneración de nuestra capacidad reproductora, tal y como publica hoy el diario El País.

 

En España solo uno de cada cinco voluntarios a la hora de donar semen cumplen con los requisitos

Según uno de los estudios más respetados, publicado por el prestigioso British Medical Journal y realizado por Niels Skakkebaek, la calidad del esperma europeo se ha reducido a la mitad en el último medio siglo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece una serie de parámetros para medir la calidad del semen: tiene que tener más de 20 millones de espermatozoides por mililitro eyaculado, un 25 % con la movilidad adecuada y un 30 % con la morfología definidad.

Los estudios hechos en España dejan a los españoles a un nivel medio, si bien desde algunos bancos de esperma se muestra cierta preocupación: solo uno de cada cinco voluntarios a la hora de donar semen cumplen con los requisitos.