Rajoy en el estrado
Rajoy, durante el discurso (Jorge París). Jorge París

El presidente del PP, Mariano Rajoy, se ha dirigido a los participantes a la marcha en Madrid organizada por su partido contra la atenuación de la pena al preso etarra De Juana Chaos instándoles a "defender la nación española" frente a la rendición del Gobierno ante ETA.

"Estamos aquí por un Gobierno que ha cedido", ha comenzado Rajoy, tras agradecer la asistencia de los presentes. "Nos ha traído aquí la torpeza de un Gobierno que se ha dejado coaccionar por un asesino (...) estamos aquí por un etarra que se ha reído de nosotros (...) y la falta de gallardía de un Gobierno que pretende disfrazar la dignidad con excusas humanitarias", ha proseguido refiriéndose a la atenuación de la pena a De Juana Chaos.

ETA no nos dejará en paz y no renuncia a nada, quiere Navarra, quiere la amnistía, quiere la independencia

  Rajoy ha lamentado que Batasuna, que es ilegal, "recibe mejor trato" que el  Partido Popular.

Mientras, los asistentes han coreado consignas contra la formación ilegalizada.

"ETA no nos dejará en paz y no renuncia a nada, quiere Navarra, quiere la amnistía, quiere la independencia y nunca se conformará con nada (...) hasta que nos rindamos", ha advertido Rajoy.

"¡España, unida, jamás será vencida!", gritaban los participantes.

Rajoy ha asegurado que el Gobierno sabía de antemano que ETA no tenía intención de rendirse y que, sin embargo, "buscó su trato".

"Un Gobierno débil"

Según el líder popular, ETA ha descubierto "un Gobierno débil" y, ahora, se aprovecha de la ocasión. A ETA "hay que hacerle frente", añade.

"El Gobierno se ha equivocado y tiene que rectificar", opinó Rajoy que, sin embargo, se mostró escéptico a este respecto. Además se quejó de que el Ejecutivo no había hecho nada más que rechazar la ayuda del PP, que se la había ofrecido en innumerables ocasiones.

Una política antiterrorista alternativa

Rajoy afirmó que el motivo de esta marcha era pedir una "política antiterrorista seria" (mientras, los  asistentes pedían la dimisión de Zapatero).

"Este acto debe quedar como testimonio de un pueblo que sabe que entre el terrorismo y la democracia no hay caminos (...) de un pueblo que no quiere contar que un día el terrorismo ganó una batalla en su país", declaró Rajoy.

"Hay otra manera de hacer las cosas más digna, más justa y más eficaz. Queremos recuperar la España que no se rendía ante los terroristas (...) que no menospreciaba a las víctimas".

Durante el discurso, Mariano Rajoy ha informado de que los familiares de Miguel Ángel Blanco, víctima de ETA, y el ex secuestrado por la banda terrorista, Ortega Lara, se encontraban en la marcha apoyando al PP.

Además, se ha referido a la asistencia del acto como de "un millar de personas", que poco después ha corregido por "más de un millón".

El discurso ha concluido con los gritos de "Viva la libertad" y "Viva España", y con la música del himno nacional de fondo.