Seis errores que no debes cometer si quieres vender tu piso

  • Lo primero que verá el hipotético comprador será la entrada: si está presentable, la predisposición ya es mucho más favorable.
  • El estado de las paredes da mucha información sobre cómo se ha cuidado esa casa: merece la pena dejarlas como nuevas.
  • Menos es más: convendrá quitar la decoración “demasiado personal”.
El anuncio de un piso en venta bajo el parabrisas de un coche.
El anuncio de un piso en venta bajo el parabrisas de un coche.
CH. LIZARRALDE

Vender un piso sigue siendo difícil. Con el mercado en mínimos –o casi–, agencias y particulares deben aguzar el ingenio para vender una vivienda o bajar el precio –más–. Si disponemos vender nuestro piso debemos asumir que el precio será más bajo de lo que queremos y que tardaremos más tiempo del que deseamos.

Dicho esto, y asumiendo las dificultades del momento, para lograr cerrar la venta hay errores que no debemos cometer. El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Cataluña apunta seis concretos: primera impresión, limpieza, paredes, pequeños arreglos, orden y decoración.

La primera impresión del hipotético comprador

Lo primero que verá el cliente es la entrada. Si además, ése es el punto de encuentro y llega antes que tú pasará un rato allí de pie observando e imaginado lo que vendrá después. Si la entrada está presentable, la predisposición ya es más favorable.

Limpio, todo muy limpio

La limpieza de la vivienda es imprescindible para causar una buena impresión y no cuesta dinero, sólo tiempo. Enseñar una casa sucia sólo te restará puntos. Concéntrate especialmente en la cocina y el baño –que las juntas de las baldosas estén bien blancas y limpias agradará a los clientes muy exigentes–.

Las paredes se ven mucho

El estado de las paredes da mucha información sobre cómo se ha cuidado esa casa. Tras muchos años pueden tener manchas, rayaduras o imperfecciones. Dejarlas como nuevas te puede costar más o menos, pero la inversión valdrá la pena.

Pequeños arreglos

Conviene hacer una lista de los pequeños desperfectos que se pueden arreglar fácilmente, sin apenas gastar. Un grifo, una puerta, un pomo, una estantería torcida, etc.

Todo en su sitio

Si mostramos la casa cuando aún vivimos en ella, es muy importante que todo esté en orden. Procura que el espacio quede limpio de obstáculos y que haya el menor número de objetos personales a la vista.

Bien y poco decorada  

Muy a menudo, menos es más. Convendrá quitar los detalles “demasiado personales”. Colocaremos los muebles de manera que el ambiente quede lo más despejado y aireado posible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento