Coches
Hilera de coches en un concesionario. ARCHIVO

Más de la mitad de los españoles tiene previsto pagar la compra de su próximo vehículo al contado, según el informe europeo Cómo comprar y pagar mi coche realizado por AutoScout24 en un total de siete países europeos.

Así, y a pesar de que la financiación para la compra de vehículos repuntó un 4% en 2013 según Asnef, el estudio llama la atención sobre el cambio de tendencia que los españoles han tenido que realizar "casi a la fuerza” en un mercado donde, hasta hace relativamente poco, ocho de cada diez operaciones de compra de un vehículo precisaban de financiación.

La crisis y la dificultad para acceder al crédito está provocando que sólo un 16% piense en acudir al banco, mientras que una mayoría prefiere pagar en efectivo, directamente de sus ahorros, y recurrir a coches más baratos, incluso ‘mileuristas’, sobre todo cuando se trata de compras de vehículos de ocasión a particulares como ellos.

La mitad se moverán en una horquilla de precio inferior a los 10.000 euros, un 30% mirará también hasta 20.000 y sólo un 20% se pensará si rebasar ese coste

Se confirma así, también en España, la tónica europea de pagar en cash y no asumir nuevas deudas o créditos con las entidades bancarias, sino comprar sólo aquello a lo que el consumidor pueda hacer frente. En este sentido, en el entorno europeo, llama la atención el caso de Holanda donde el 80% pagará en efectivo, seguido de Austria (68%) y Alemania (59%).

Respecto al desembolso que están dispuestos a hacer por la compra de un coche, la mitad de los españoles dicen que se moverán en una horquilla de precio no superior a los 10.000 euros, aunque un 30% mirará también modelos de hasta 20.000 y sólo un 20% se pensará si rebasar ese coste.

La compra de nuevos decae en toda Europa

El informe desvela que sólo un 7% de los españoles planea comprarse un coche nuevo, mientras que el 77% apuesta por uno usado, sobre todo por el factor precio.

En este caso, España también sigue la tendencia europea. Y es que incluso en aquellos países menos castigados por la crisis como por ejemplo, Alemania, sus ciudadanos apuestan por mayoría absoluta por el vehículo de ocasión, poniendo de manifiesto que el usado es la alternativa de movilidad preferida por los europeos.

En Holanda, el porcentaje de usuarios que apuestan por comprar un vehículo de segunda mano se eleva hasta el 90%.

Tanto es así que según los últimos datos de Ganvam, la relación de ventas de vehículos de ocasión (VO)/ vehículos nuevos (VN) se situó al cierre de 2013 en 2,3 a 1, encontrándose al mismo nivel de Alemania, a cuatro décimas de Italia y cinco de Francia, aunque aún algo lejos de Reino Unido (3,7).

Según el director general de AutoScout24 España, Gerardo Cabañas, “el coche empieza a dejar de ser un símbolo de estatus y de poder para convertirse en una solución práctica de movilidad, especialmente entre los automovilistas más maduros. Por ello, no sorprende que Europa lleve ya tiempo poniendo su mirada hacia el escaparate de usados como una alternativa de garantía y menos dolorosa para nuestros bolsillos”.