Cajetilla de tabaco sin marca
Cajetilla de tabaco sin publicidad, con foto de aviso y advertencia.

Sin color, sin atractivo, sin marca, sin glamour. El debate del empaquetado genérico de los cigarrillos da el salto a Europa. A la breve experiencia de Australia, que implantó la medida hace poco más de un año, se suma ahora el Gobierno británico. En otro intento de disuadir a la población de fumar, la secretaria de Estado de Salud Pública ha presentado un informe en el que asegura que hacer el tabaco menos atractivo produce una "reducción modesta pero importante".

El diseño hace que los niños se interesen por un producto que es bonito

La oposición asegura que esta es una medida paternalista y restringe libertades, pero el debate ahora es otro. ¿Puede una cajetilla sosa y anodina provocar la apatía de los potenciales nuevos consumidores? ¿Puede ayudar a reducir el consumo como desea la Organización Mundial de la Salud?

La idea no es nueva, pero la experiencia es corta. Solo Australia puede contar con un breve 'ensayo' de un año, a la que pretende sumarse Reino Unido, donde se calcula que 600 adolescentes de entre 11 y 15 años se incorporan cada día a este consumo. "No va a cambiar la historia, pero es una cosa más", asegura Raquel Fernández Megina, presidenta de Nofumadores.org. Esta asociación sin ánimo de lucro destaca la necesidad de este tipo de medidas para evitar la aparición de nuevos fumadores, aunque añade que debe ir acompañada de la principal: subir el precio, conseguir que las personas con menos poder adquisitivo, los jóvenes, no puedan acceder a ello. 

La prohibición de fumar en espacios públicos fue la gran medida antitabaco en España, aunque las de 'efecto psicológico' llegan más despacio. Primero se introdujeron las advertencias sanitarias visuales... a las que la gente se acaba acostumbrando. "Funcionaba, pero los fumadores se acostumbran a ellas o se compran una latita para taparlas", añade Blanca María Benito Fernández, secretaria de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo. Por eso, el siguiente paso es la 'marca blanca' en el tabaco. Una idea que no se está tratando en la actualidad, pero que llegará. "La moda ahora es el cigarrillo electrónico, y la industria está centrada en eso".

¿Norma efectiva?

"Los primeros datos de Australia hacen pensar que lo es. En el último año se estima que las llamadas que pedían ayuda para dejar de fumar aumentaron cerca de un 80% tras implantarse", destaca Blanca María Benito Fernández.  "Influye especialmente en los niños, es atractivo para ellos. El diseño hace que se interesen por un producto que es bonito", concluye, poniendo de ejemplo el 'Camel número 9', desconocido en España pero muy implantado en Estados Unidos. O el 'rojo Marlboro'. "Si deja de ser rojo, estamos descolocando al consumidor".

Si el rojo Marlboro deja de ser rojo, estamos descolocando al consumidor"Quitar la marca a los paquetes de cigarrillos no hará que todos dejen de fumar, pero dará a millones de niños una razón menos para empezar", decía una campaña de la organización británica Cancer Research UK en 2013 para promover los paquetes genéricos. Una campaña, 'The answer is plain', en la que se ven las reacciones de los menores ante los colores de las cajas. Moderno, elegante, de clase alta, muy bonito o femenino son algunos de los calificativos. Algunos niños van más allá, y destacan que le gusta el rojo por ser su color favorito, porque le "recuerda a un Ferrari", o el amarillo porque es brillante "y te hace feliz solo con mirarlo".

Demasiado poder de la industria

La Mesa del Tabaco, que agrupa al conjunto del sector, rechaza el empaquetado genérico. "Es una medida absolutamente desproporcionada, ya que en la práctica supone confiscar la marca a sus propietarios, sin que haya evidencias científicas sobre su efectividad en la reducción del consumo de tabaco", afirma su portavoz Juan Páramo. Por otra parte, la Asociación Empresarial del Tabaco (Adelta), no ha querido hacer valoraciones al respecto.

Supone confiscar la marca a sus propietariosA la industria del tabaco se le van acotando los terrenos con la prohibición de la publicidad. Ante esto, reaccionan atacando por donde pueden, y aquí entra el atractivo de la cajetilla y la búsqueda del nuevo consumidor. Sin embargo, no tienen todo su esfuerzo centrado en este debate, ya que "no es la moda", como destaca la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo. "Tienen mucho dinero pero están enfocados en los cigarrillos electrónicos, que es el debate de moda en España".

Desde Nofumadores.org son más contundentes, y creen que estas empresas harán todo lo posible por evitar implantar el empaquetado genérico en un futuro. "Hay un 'lobby' muy poderoso, lo hemos visto ahora en Bruselas cuando se debatía la directiva. El acoso a los eurodiputados ha sido brutal", añade Raquel Fernández, para quien no deberían existir las empresas "que se lucran gracias a la muerte ajena". Si hay una balanza moral entre lo que hacen estas empresas y 'acotarles' el negocio con las cajetillas, no tiene dudas. "Se lucran con la muerte ajena, no tiene moral ninguna. El objetivo es que desaparezcan".

Encuesta

¿Crees que en España debería haber cajetillas de tabaco sin marca?

Sí. Todas las medidas para disminuir el consumo de tabaco son bienvenidas.
59,38 % (592 votos)
No. Es una medida desproporcionada y que puede perjudicar a una industria que genera empleo.
22,27 % (222 votos)
No habría que quitar la marca, pero sí hacer que las cajetillas tengan diseños menos atractivos
18,36 % (183 votos)