pepa rus «En ‘Aída’ hay personajes defectuosos, como todos nosotros»
Pepa Rus.
Pepa llega corriendo. Además de estar apuntada a tropecientos cursos de interpretación, estudia filología hispánica y ahora interpreta a la Macu en Aída.

El «Zi, Luisma, zi» ya ha calado entre los espectadores de Aída.

(Risas) Pues fue improvisado. Intentaba poner acento neutro, pero ser de Chiclana marca y me salió solo. Paco León (Luisma) me pidió que lo pronunciase con la z.

El sí que sabe...

Es un actor fantástico y tiene mucha experiencia.

¿Se lo pusieron fácil él y sus demás compañeros de serie?

Fue lo que más me sorprendió. Desde el primer minuto me sentí como en casa.

Ya era seguidora de la serie...

Sí, pero no tiene nada que ver. Es curioso, de repente, verte allí dentro. Era como si me hubiese metido en mi tele.

¿Con quién vio su debut?

En casa, con dos amigos y mi familia en Cádiz. Fue curioso, me llamaron compañeros del cole que no veía desde hacía quince años.

¿Fueron muy críticos?

Los amigos, no; todos me decían que había estado fantástica, pero mis padres... El domingo me dijeron que todo bien y a medida que pasaba la semana me iban poniendo verde.

¿Cómo es la Macu?

Muy bruta y muy ordinaria.

Pero es muy tierna...

Eso me preocupaba. No quería hacer una chica ordinaria porque sí. La Macu tenía que tener algo más. Ella es ingenua, muy buena persona, enternecedora.

Ésa es la clave, ¿no?

Exacto. Son personajes defectuosos, como todos nosotros. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra (carcajada).

¿Qué sintió cuando llegó a Madrid?

No me da vergüenza reconocerlo. La Gran Vía es la imagen que tengo grabada. Era de noche y había tantas luces, tantos coches, tanta gente… ¡Qué maravilla! Me dije: esto es como Las Vegas.

¿En Chiclana no hay farolas?

Allí sólo ponen rotondas.

¿Le da miedo que su personaje se haga popular y tenga más protagonismo?

Al contrario, eso es lo que yo quisiera. Miedo a nada, y menos a trabajar.

¿Siempre quiso ser actriz?

De niña quise ser monja misionera, pero con los años se me fue la idea. De todas formas, algún año quisiera irme a desconectar por ahí.

¿De misiones?

A colaborar en algún proyecto bonito, pero sin hábitos.

* Aída. Tele 5, domingo 22.00 h.

Bio

Tiene 21 años, es de Chiclana de la Frontera (Cádiz). Vivió algo más de tres años en Sevilla y lleva seis meses en Madrid.