Todas las autoridades del Estado se han unido este lunes a la familia de Adolfo Suárez en un funeral en el que el cardenal Rouco Varela ha animado a seguir su ejemplo para garantizar la concordia de los españoles "y sus comunidades históricas" y superar las actitudes que "pueden causar" una guerra civil.

Buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España Sin aludir expresamente al debate soberanista en Cataluña, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, ha instado a extraer consecuencias de la vida de Suárez "mirando al bien de España, a su presente y a su futuro", antes de afirmar: "La concordia fue posible con él; ¿Por qué no ha de serlo también ahora y siempre en la vida de los españoles, de sus familias y de sus comunidades históricas?"

"Buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España que, con sus jóvenes, quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar", ha continuado el cardenal en su homilía, que ha durado alrededor de una hora, ante el millar de asistentes al funeral de Estado que ha oficiado en la catedral de La Almudena.

Todos los presidentes autonómicos han estado presentes en la catedral madrileña para rendir tributo a la figura del primer presidente de Gobierno de la democracia en esta ceremonia fúnebre, que han presidido los reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias, y a la que ha asistido el Gobierno prácticamente al completo y los responsables de las demás altas instituciones del Estado.

Los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, José María Aznar y Felipe González han seguido también el funeral en el interior del templo.

Entre los representantes extranjeros, que han sido saludado por los reyes, los príncipes y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del inicio de la ceremonia, ha estado el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, y su esposa, Constancia Mangue.

Nick Clegg y su mujer española

También han estado presentes el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; su vicepresidente Joaquín Almunia; el primer ministro de Marruecos, Abdelilah Benkirán; y el de Armenia, Tigran Sarsián; así como el jefe del Gobierno de Andorra, Antoni Martí Petit.

Entre los viceprimeros ministros han viajado a Madrid el del Reino Unido, Nick Clegg, acompañado de su esposa, la española Miriam González; el de Portugal, Paulo Portas; y el de Bulgaria, Tsvetlin Youchev.

El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou; el expresidente colombiano Álvaro Uribe y el expresidente del Senado francés Jean Pierre Bel ha encabezado las delegaciones de sus respectivos países presentes en el funeral, al que han acudido la recientemente nombrada secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y su predecesor en el cargo, Enrique Iglesias.

La delegación de los Estados Unidos ha estado presidida por el secretario de la Armada, Ray Mabus, mientras que la de Cuba la ha encabezado el vicecanciller Alberto Moreno.  Luxemburgo, Mauritania, Palestina y Túnez también han estado representados por ministros de sus respectivos gobiernos.