El vecino de la localidad cordobesa de Fuente Palmera afectado por la vaquería declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), desde julio de 2009, y a la espera de su cierre definitivo o traslado a otra zona del pueblo, que ya estaba aprobado desde 2012, lamenta que el Ayuntamiento colono "incumple" el convenio firmado con el propietario para el cese de la actividad, pese a la imposición de multas coercitivas.

En este sentido, el vecino afectado por la actual ubicación, Francisco Adame, quien mantiene su "lucha" desde el año 1992, ha manifestado a Europa Press que el convenio con el vaquero es "pisoteado" por el Consistorio, dado que la administración "no cumple lo firmado" y con ello también "el quebrantamiento" de la sentencia del Alto Tribunal andaluz.

En concreto, detalla que "se incumple" en los puntos referidos a que el convenio lo firmaron "con el fin de dar cumplimiento al cese de la actividad ganadera que ejerce sin licencia", de manera que "dejan en suspenso las multas que le imponía el Ayuntamiento por no cumplir con la orden de suspensión de la actividad ganadera que explotaba sin licencia y se le permite de forma provisional seguir con la actividad hasta el traslado".

A tal efecto, para el traslado de la explotación, se le daba un plazo de tres meses desde que el Consistorio resolviera concederle la licencia administrativa para la construcción de las nuevas instalaciones, y como fecha límite de la resolución el 30 de junio de 2011.

Asimismo, subraya que "se incumple" en la estipulación en la que se dice que "transcurrido el tiempo establecido hasta el 30 de junio de 2011 o los tres meses a partir de la resolución que otorgue licencia de construcción de nuevas instalaciones sin que cese la actividad o se realice el traslado, el Ayuntamiento queda autorizado automáticamente para acceder a las instalaciones y ejecutar de forma subsidiaria la orden de cese de la actividad, incluso sacrificio de animales, sin necesidad de solicitar autorización judicial de entrada".

De este modo, Francisco Adame considera que se debe aplicar dicha estipulación, después de que el plazo para la ejecución de las obras de las nuevas instalaciones de la vaquería ubicada en terrenos próximos a la localidad y cerca de la aldea de La Ventilla concluyera en abril del año pasado, sin que el vaquero abandonara las actuales instalaciones, calificadas y sentenciadas de manera firme como "ilegales" por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Entretanto, comenta que "se están poniendo multas coercitivas por importe de 900 euros cada diez días", así como otras por "un importe superior a 32.000 euros", ante los incumplimientos del propietario con las instalaciones, cuya legalización de explotación agropecuaria de vacuno de leche también ha sido denegada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

Protestas desde 1992

En su protesta por el incumplimiento del vaquero y la administración de la sentencia del TSJA de 2009, Adame se ha manifestado ante las puertas de la Fiscalía cordobesa y se ha encerrado en el Consistorio de Fuente Palmera en varias ocasiones, además de realizar otros actos.

Desde el verano de 1992, relata que ha tenido que soportar junto a su familia "los daños y perjuicios que suponen tener una explotación ganadera ilegal" junto a su vivienda, situación que "ha sido tolerada por el Ayuntamiento", convirtiéndose de ese modo en "corresponsable".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.