Cargas policiales
Momento en que un grupo de manifestantes comenzó a arrojar objetos al término de las Marchas de la Dignidad, que transcurrieron de forma pacífica. JORGE PARÍS

Iñaki, un joven de 19 años que resultó herido en las cargas policiales el pasado 22-M tras las Marchas de la Dignidad, ha perdido el 90% de la visión de un ojo, han denunciado sus familiares, que están dispuestos a llevar este caso ante los tribunales.

Su padre denuncia que los hechos tuvieron lugar cuando aún estaba autorizada la manifestación La causa, según ha dicho su padre y según consta en los informes médicos publicados por la Cadena Ser, se debe a un pelotazo de goma de la policía. "No va a recuperar la visión y no es operable", ha indicado su padre a la Cadena Ser.

Según el parte médico publicado por la Ser de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, el joven sufrió una "contusión ocular por bola antidisturbios en el ojo derecho". En este parte, con fecha del 24 de marzo, también se detalla el diagnóstico de Iñaki cuando llegó al hospital: "Fractura de suelo de órbita y de pared medial orbitaria. Disminución de la agudeza visual en ojo derecho.

Según el testimonio de su padre, el suceso tuvo lugar antes de las 21.00 h del pasado 22 de marzo, cuando la manifestación todavía estaba permitida por la Delegación del Gobierno. Así, su padre cuenta que cuando se retiraba de la protesta "vio que a su espalda hubo movimiento, se giró y le dio un pelotazo directamente en el ojo".

Esta versión estaría corroborada por uno de los informes médicos, donde consta que fue atendido en el Puesto Médico Avanzado de Atocha a las 21.05 y que 50 minutos más tarde ingresó en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Consulta aquí más noticias de Madrid.