Escolares y vecinos del Vendrell recuerdan a los cuatro hermanos fallecidos en el incendio

  • La lectura de un emotivo escrito ha provocado abrazos y lágrimas.
  • Los asistentes han guardado cuatro minutos de silencio.
  • Cuatro globos blancos se han elevado mientras sonaba El cant dels ocells.
  • La madre y la hermana pequeña de los fallecidos evolucionan favorablemente y el padre sigue estable dentro de la gravedad.
La plaza Vella del Vendrell se ha quedado pequeña en el homenaje a los cuatro hermanos fallecidos en el incendio.
La plaza Vella del Vendrell se ha quedado pequeña en el homenaje a los cuatro hermanos fallecidos en el incendio.
NÚRIA TORRES / ACN

La plaza Vella, donde hay el Ayuntamiento de Vendrell, se ha quedado pequeña este viernes para acoger a los centenares de alumnos, profesores y directores de siete colegios, así como a decenas de vecinos, que han homenajeado a los cuatro hermanos muertos en el incendio de martes por la noche.

Dos compañeros de las víctimas han sido los encargados de leer, en catalán y castellano, un escrito que recordaba escenas cotidianas de sus amigos fallecidos. Su lectura ha hecho derramar lágrimas de muchos asistentes, especialmente entre el profesorado de la escuela Teresina Martorell, donde iban las víctimas.

"Nos habéis dejado una huella grande a nuestros corazones, en nuestra clase nos faltará una sonrisa (...). El miércoles no podíamos dormir, nos venía a la cabeza vuestra imagen", decía el emotivo escrito, que también incluía anécdotas divertidas de alguno de los menores, como el hecho que el más grande de los hermanos era el pichichi del equipo de futbol.

"Os queremos aunque nunca os lo hayamos dicho y os echaremos mucho de menos", concluía el texto. Uno de los maestros también ha leído un texto en relación al fatídico siniestro y en recuerdo de la familia. Al finalizar, la plaza ha enmudecido para guardar cuatro minutos de silencio, uno por cada víctima.

Los asistentes han roto en aplausos y, mientras sonaba el Cant dels Ocells, de Pau Casals, cuatro globos blancos se han elevado por encima de sus cabezas. Algunos de los asistentes traían flores y velas a las manos, y ientras que algunas mujeres marroquíes levantaban carteles denunciando la situación precaria de muchas familias..

Achraf el Boukre y Sara Soussi, compañeros de sexto de uno de los hermanos muertos, han recordado que los cuatro eran muy buenos niños. Hanan El Hammoumi, una mujer marroquí conocida de la familia, reiteraba que la situación precaria de la familia afectada por el incendio es compartida por mucha gente.

Este viernes por la tarde la escuela donde estudiaban los niños hará una plantada de cuatro árboles, en un acto íntimo. Será, a priori, el último de toda una serie de actos organizados en recuerdo de la familia desde que ocurrió el incendio mortal.

Evolución sobre el fuego

Este jueves, la policía reveló que el fuego se habría originado por una "llama directa", como por ejemplo una colilla o una vela, y que los cuatro menores, de tres, cinco, ocho y doce años, murieron asfixiados por la inhalación de humo. El Consulado del Marruecos se hará cargo de la repatriación de los cuerpos, que serán enterrados cerca de Agadir, de donde es originaria la familia.

En cuanto a la madre, de 38 años y con quemaduras superficiales en el 1% del cuerpo, y la hija de dos años, y el 2% del cuerpo afectado, evolucionan favorablemente, según el último parte médico del Hospital Vall d'Hebrón, donde están ingresados los tres miembros de la familia.

El padre de las víctimas, de 41 años, sigue en estado grave pero estable con quemaduras en el 11 % de su cuerpo, por lo que permanece ingresado en la Unidad de Grandes Quemados. El hijo mayor fue dado de alta el mismo día en el Hospital del Vendrell.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento