El ahorro por el cambio al horario de verano equivale al consumo energético anual de 30.000 andaluces

Siguiendo la normativa europea, los relojes deberán adelantarse una hora en la madrugada del sábado 29 al domingo 30 de marzo
Cambio de hora
Cambio de hora
EUROPA PRESS

La madrugada del próximo sábado al domingo habrá que adelantar una hora los relojes, a las 2.00 serán las 3.00, lo que permitirá a los hogares andaluces un ahorro del cinco por ciento en iluminación durante el horario de verano, lo que supone unos 100 millones de kWh anuales, el equivalente al consumo energético anual de 30.000 personas, según datos difundidos este viernes por la Agencia Andaluza de la Energía, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Esta modificación horaria se realiza en cumplimiento de la Directiva Comunitaria que rige el cambio de hora y que afecta a todos los países miembros de la Unión Europea (UE). Dicha directiva estipula que el cambio al horario de primavera-verano se produzca en el último domingo de marzo, y que el cambio al horario de otoño-invierno se produzca en el último domingo de octubre. Esta directiva es de carácter indefinido, pero la Comisión Europea publica cada 5 años un calendario recogiendo las fechas exactas en las que se produce el cambio de horario.

El cambio horario tiene como finalidad reducir el consumo de energía, haciendo coincidir la jornada laboral con las horas de luz natural ya que, si se mantiene el horario de invierno, el amanecer se produciría excesivamente temprano y perdería su correspondencia con las primeras horas de actividad de la ciudadanía. Según la Agencia Andaluza de la Energía, el ahorro en electricidad en el parque residencial andaluz rondará los 16 millones de euros.

La luz es una de las necesidades energéticas más importantes de un hogar y supone aproximadamente la quinta parte de la electricidad que se consume en la vivienda. El consumo de energía de las familias españolas es ya un 30 por ciento del consumo total energético del país, de forma que en un hogar que consume al año unos 4.000 kWh, un 18 por ciento se destina a iluminación.

Analizar las necesidades de luz

La Agencia Andaluza de la Energía recomienda analizar las necesidades de luz en las diferentes estancias del hogar, ya que no todas requieren la misma iluminación, durante el mismo tiempo, ni con la misma intensidad. Se debe elegir la lámpara adecuada. Las incandescentes son las de mayor consumo eléctrico, las más baratas y las de menor duración. Sólo aprovechan en iluminación un cinco por ciento de la energía eléctrica que consumen, el 95 por ciento restante se transforma en calor, sin aprovechamiento luminoso.

Es recomendable el uso de bombillas de bajo consumo, que duran ocho veces más que las convencionales consumiendo un 25 por ciento de la electricidad que necesitan las incandescentes. Al comprar una de estas bombillas hay que saber que los 60W de una tradicional suponen sólo 11W en una de bajo consumo, con lo que se ahorran unos 55 euros de electricidad durante la vida útil de la bombilla. Una lámpara de 75W equivale a 15W en una de bajo consumo, lo que reportará un ahorro de 67 euros.

Sin embargo, es mejor no utilizar bombillas de bajo consumo en ubicaciones con encendidos y apagados frecuentes, porque se reduciría su vida útil. En estos sitios, es mejor poner lámparas fluorescentes de bajo consumo con balastos electrónicos, que propician un encendido más suave, no parpadean al encenderlas y contribuyen a que tengan una vida útil mayor.

Los tubos fluorescentes son más caros que las bombillas corrientes, pero consumen hasta un 80 por ciento menos de electricidad para la misma emisión luminosa y tienen una duración entre 8 y 10 veces superior. Las lámparas halógenas también duran más y ofrecen una mejor calidad de luz. Aquellas que necesitan de un transformador electrónico disminuyen la pérdida de energía, consiguiendo que el consumo final de electricidad sea un 30 por ciento inferior al de las bombillas convencionales.

La tecnología led se caracteriza por ofrecer un amplio abanico de temperaturas de color, con una reproducción cromática similar a la fluorescencia y una vida útil que supera ampliamente al resto de fuentes de luz con un bajo nivel de consumo. Por otro lado, es muy importante que cuando se reemplace una bombilla se deseche en un punto limpio cuando se trate de una fluorescente o LED.

Consejos a seguir en iluminación

La Agencia Andaluza de la Energía recomienda, siempre que sea posible, aprovechar la luz natural y utilizar colores claros en las paredes y techos. Apagar las luces de las habitaciones que no se estén utilizando y mantener limpias las lámparas y las pantallas. Adaptar la iluminación a las necesidades y dar preferencia a la iluminación localizada, con lo que además de ahorrar se conseguirá ambientes más confortables.

También es recomendable colocar reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico y usar tubos fluorescentes donde se necesite más luz durante muchas horas, por ejemplo, en la cocina. En vestíbulos, garajes, zonas comunes es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.

La ejecución de medidas de ahorro y eficiencia energética en el alumbrado, como la sustitución de lámparas y luminarias por otras más eficientes, la adecuación de los horarios de encendido y apagado, la reducción de flujo en las instalaciones o la incorporación de la telegestión de las mismas permitirá una importante disminución de los consumos de las instalaciones de alumbrado exterior y, en consecuencia, del gasto asociado al mismo.

Iluminación eficiente

El Programa de 'Iluminación Eficiente' que gestiona la Agencia Andaluza de la Energía tiene por objeto la sustitución de sistemas de iluminación interior por otros de mayor eficiencia energética que permitan la disminución del consumo de energía eléctrica en Pymes con centros de actividad ubicados en Andalucía.

Contempla el suministro y montaje de nuevas instalaciones de iluminación, así como el desmontaje y retirada, conforme a la normativa aplicable, de las existentes cuando éstas consistan en la sustitución de lámparas ineficientes (lámparas incandescentes, halógenas convencionales o tubos fluorescentes con reactancias electromagnéticas) por otros elementos de mayor eficiencia energética.

Dentro de este programa, la Agencia Andaluza de la Energía ha concedido 880.947 euros a 777 actuaciones que ayudará a las Pymes andaluzas a reducir el consumo de electricidad de sus negocios hasta en un 25 por ciento y que han generado inversiones en el sector de unos tres millones de euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento