Cerca de 300 estudiantes zamoranos han participado este jueves en la manifestación con la que finaliza los dos días de huelga para exigir mejoras en la educación.

Tras una pancarta con el lema "La educación no se vende, se defiende", los jóvenes han recorrido las principales calles de la capital hasta finalizar la plaza de la Subdelegación del Gobierno, donde se ha leído un manifiesto en contra de la gestión del ministro de Educación, José Ignacio Wert.

El portavoz del Sindicato de Estudiantes, Óscar Diego, ha reconocido que el seguimiento "ha sido inferior al de otras convocatorias", aunque las consignas han sido las mismas, con especial énfasis en los recortes en las becas, una de las medidas que más afectan a los estudiantes y sus familias.

"Ante esta gran ofensiva de la derecha que pretende acabar no solo con la educación pública, sino con todos nuestros derechos y conquistas sociales, es necesario volver a tomar las calles con más fuerza que nunca", ha asegurado.

Además de estudiantes, profesores y padres, esta huelga ha contado con el apoyo de la nueva entidad vecinal creada en la capital, Asamblea Vecinal Zamora, que ha defendido "el compromiso de los distintos sectores de la comunidad educativa de los centros públicos y de otros colectivos comprometidos en la defensa y mejora de la calidad de la escuela pública".

Por eso se han mostrado convencido de que "solo con este compromiso de los ciudadanos, de padres y madres, alumnado y profesorado podremos poner freno a estas políticas que ponen en graves dificultades el día a día de nuestros centros educativos públicos y el modelo de escuela pública que defendemos".

Consulta aquí más noticias de Zamora.