La catedral de Ávila triplica sus visitantes después del entierro del expresidente Adolfo Suárez

Coronas de flores en el claustro de la Catedral de Ávila, donde descansan los restos del expresidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y su esposa Amparo Illana.
Coronas de flores en el claustro de la Catedral de Ávila, donde descansan los restos del expresidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y su esposa Amparo Illana.
EFE

La catedral de Ávila ha visto este miércoles triplicado el número de visitantes habitual tras el funeral por el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, cuya tumba se encuentra rodeada de flores y ha sido objeto de la atención de muchos visitantes. Según la información facilitada por el Obispado de Ávila, la cifra de visitantes de pago, que abonan cuatro euros por acceder al interior de la catedral tres euros, en el caso de grupos se ha "mantenido" en torno a las "ochenta visitas", como un día "habitual" de la semana en invierno.

Sin embargo, la cifra de abulenses, que no pagan entrada, se ha "triplicado" en tan sólo unas horas desde que la catedral ha abierto sus puertas a las diez de la mañana. Entre ellos, ha habido visitantes de Cebreros (Ávila), la localidad natal de Suárez, que este martes no pudieron acceder al sepelio, así como de Ávila capital, como Carmen, que ha buscado "un hueco" en el trabajo, al ser consciente de que la ciudad ha vivido "un momento histórico", ha admitido.

De otras provincias, Manuel Muñoz, de Oviedo, ha aprovechado para hacer una parada en un viaje que realizaba desde Almería para ver la catedral y la tumba de Suárez, mientras que Asunción Rodríguez y Francisco Belarte, de Castellón, se han desviado exprofeso a Ávila, al considerar que ha sido "una figura excepcional en la historia de España".

Lo mismo ha opinado Geoff Morris, llegado desde Cambridge (Reino Unido), a quien le ha coincidido su estancia en Ávila con la muerte de Suárez y quien no ha querido dejar pasar la oportunidad, como "amante de la historia de España", de visitar la tumba de quien ha descrito como "el padre de la democracia" en este país, "sin el que no habría habido una transición pacífica".

"Todo cariño y admiración"

Los visitantes han aprovechado para fotografiar el cerca de centenar de coronas que se han dispuesto en el pasillo de entrada al claustro y entre las que figuran, además de las enviadas por los Reyes o los Príncipes de Asturias, otras que llaman más la atención, como la mandada por el cantante Julio Iglesias, en la que se lee "Todo cariño y admiración".

Junto a ella, en otra se le agradece, desde UCE, el haber dicho no a la OTAN, aunque también han enviado coronas la cantante Karina, el torero Roberto Ponce, el juez Baltasar Garzón o los equipos de fútbol del Real Madrid y del Atlético de Madrid, cuyas flores han sido muy fotografiadas.

También lo ha sido la lápida bajo la que descansa el expresidente, título que tenía cuando falleció, junto con el de duque de Suárez, y el epitafio que la acompaña, 'La concordia fue posible', elegida por la familia, que responde al vítor que, en el año 2011, plasmó la Universidad de Salamanca en el claustro bajo de las Escuelas Mayores en recuerdo a Suárez, exalumno de la institución salmantina.

Entre quienes sí tuvieron la oportunidad de asistir al entierro, "muy emocionados", han recordado esos momentos dos de los nueve policías locales que llevaron a hombros el féretro con los restos de Adolfo Suárez. En declaraciones han confesado que la propia familia Suárez pidió que fuera la Policía Local de Ávila, por su "cercanía", la que se encargara de ese momento, aunque eso supuso que los elegidos, de entre los voluntarios que se presentaron, no pegaran ojo la noche anterior, han indicado estos dos agentes, cuyo nombre coincide, Óscar.

En total, fueron 52 los efectivos policiales desplegados este martes para el evento y a los que la familia ha agradecido el esfuerzo y trabajo realizados, incluidos los ensayos que hicieron el lunes para que todo saliera bien.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento