La Guardia Civil ha detenido a 35 integrantes de la organización criminal de origen centroamericano denominada 'Mara Salvatrucha' (MS-13) en la primera operación que se realiza en España contra las maras. Quince de los arrestos se practicaron en Cataluña, donde en el último mes se han llevado a cabo otros cuatro dispositivos contra bandas latinas, como los Latin Kings en Barcelona o los Trinitarios en Tarragona.

En la operación han participado unos 300 agentes de la Guardia Civil de diferentes especialidades como Servicio de Información, Agrupación de Reserva y Seguridad, Servicio Cinológico y Seguridad Ciudadana.

La MS13 es una peligrosa banda asentada en muchos países americanosLos detenidos tienen edades comprendidas entre los 17 y los 25 años y son de nacionalidades salvadoreña, rumana, ecuatoriana, española, boliviana, hondureña, pakistaní, búlgara y marroquí.

Además practicaron 28 registros a lo largo del lunes en las provincias de Alicante, Madrid, Barcelona, Girona y Tarragona, en los que se han intervenido numerosas armas blancas, armas de fuego simuladas, diversas cantidades de droga, así como diversa documentación y material informático pendiente de analizar.

El Instituto Armado ha explicado que la MS13 es una peligrosa y violenta organización criminal ampliamente asentada en numerosos países americanos en los que genera graves problemas de seguridad ciudadana y desestabilización —especialmente en Centroamérica—, y que está tratando de asentarse en España.

El inicio de la investigación

Las investigaciones comenzaron a finales de 2012 cuando se produjo un apuñalamiento de un ciudadano de origen sudamericano en el puerto de Alicante. En ese momento se produjeron algunas detenciones que han culminado con la detención durante el lunes de los 35 principales integrantes de la Mara.

Se les acusa de tráfico de drogas, robo con violencia y lesiones, entre muchos otrosLos detenidos son sospechosos de haber cometido un sinfín de hechos delictivos, destacando, entre otros, los de organización criminal, delito contra la contra la salud pública, robo con violencia e intimidación y lesiones.

La mara cuenta con una estructura piramidal perfectamente jerarquizada, en la que cada uno de sus miembros tiene unos cometidos concretos, con un máximo responsable jerárquico en cada 'clica' o célula provincial, que dependen de una dirección nacional, comunicándose entre ellas a través de interlocutores.

Los miembros de cada 'clica' viven en un mismo barrio y se estructuran jerárquicamente, y la operación continúa abierta por lo que no se descarta que se realicen nuevas detenciones en las próximas horas.