Fotografía los escenarios de su infancia con Polaroid caducadas

  • El sueco Dan Isaac Wallin reconstruye el paisaje de su niñez utilizando la capacidad evocativa y los errores de paquetes de película instantánea expirada.
  • "Pasos en la nieve, polvo en los labios" es un viaje fotográfico y poético.
  • El autor, que  que expone en Ámsterdam, es un fanático de antiguos procesos químicos como la goma bicromatada, el papel a la sal y la cianotipia.
Una de las Polaoid que Dan Isaac Wallin expone en Ámsterdam
Una de las Polaoid que Dan Isaac Wallin expone en Ámsterdam
© Dan Isaac Wallin - Courtesy Eduard Planing Gallery

Para reconstruir los escenarios en los que nació y creció, el fotógrafo sueco Dan Isaac Wallin ha decidido que entre su mirada y el territorio natal de sus primeros recuerdos medie el caprichoso comportamiento de la película instantáneaPolaroid caducada. Al estar pasados de fecha, los papeles fotosensibles de la veterana marca se comportan más o menos cómo les da la gana: pueden revelar escenarios de ensueño ajenos al ojo humano, alterar radicalmente la gama cromática o fallar por completo.

En la serie Steps on snow, dust on the lips (Pasos en la nieve, polvo en los labios), que expone hasta el 3 de mayo la galería Eduard Planting de Ámsterdam (Holanda), Wallin muestra el resultado de un viaje fotográfico pero también poético. Entre 2009 y 2013 el fotógrafo regresó a los lugares de Israel y Suecia en los que nació y creció cargado con un buen lote de cartuchos de Polaroid cuya fecha de caducidad estaba vencida desde hace varios años —la marca, fundada en 1937, dejó de fabricar película poco antes de la quiebra definitiva de la compañía, en 2010—.

Apariencia extraterrena

Wallin deseaba dialogar con sus cámaras instantáneas —una SX-70 y otra de negativos de 4 por 5 pulgadas—, la película expirada y los recuerdos. Trató por separado y con distintos métodos cada una de las imágenes que tomó buscando la textura y la apariencia extraterrena típica de las fotos Polaroid. En algunas mandan los tonos fríos (sobre todo azules), como en las impresionantes panorámicas del Mar Muerto, en otras el autor dejó que predominasen los sepias. Luego escanea cada foto que le convence e imprime pequeñas tiradas.

El resultado, explican desde la galería, es un "hermoso y poético viaje al paisaje de los recuerdos", donde el colorido "cambia con las estaciones", tras cada foto "hay una sensación de serenidad" y el "misterio interrumpe la nostalgia para despertar preguntas en el espectador". La colección ha sido editado también en un libro.

Fotógrafo desde hace quince años, Willin es un amante de la procesos calmos y pacientes de la fotografía histórica. Hace fotos con goma bicromatada, papel a la sal y cianotipia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento