Descabezan la facción más activa de los Latin King en España

  • Los Mossos empezaron a investigarlos como banda criminal y no como pandilleros porque empezaron a dedicarse a robar y extorsionar.
  • También introducían droga del extranjero y la vendían en discotecas y prisiones.
  • Uno de los detenidos es el jefe, cuñado de uno de los líderes en Ecuador.
Un agente de los Mossos d'Esquadra custodia el portal de uno de los edificios donde se han practicado registros en el marco de una operación contra los Latin Kings.
Un agente de los Mossos d'Esquadra custodia el portal de uno de los edificios donde se han practicado registros en el marco de una operación contra los Latin Kings.
LAURA FÍGULS / ACN

Los Mossos d'Esquadra, con las detenciones del día 11, han desmantelado la cúpula de la facción Almighty Latin Kings Nation (ALKN) de los Latin King que desde Cataluña controlaba la actividad criminal de "los reinos" de Madrid, Baleares, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Se considera una de las más violentas y activas de los Latin Kings en España dedicada a introducir droga desde el extranjero para venderla en discotecas y prisiones, a la extorsión y a robos violentos.

En rueda de prensa, el intendente jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra, Jordi Bascompte, es la operación más importante contra los Latin King y se saldó con 30 detenidos y 19 imputados, a los que hay que sumar otros ocho arrestos practicados en otras fases de la investigación.

Entre los detenidos está un catalán, apodado Babywhite, que ascendió en el escalafón de la banda al casarse con la hermana de uno de los líderes en Ecuador, 'King Majestic'. Dirigía la facción —creada en 2006— en calidad de 'Inca supremo de la nación' y principalmente se dedicaba al tráfico de drogas y de armas, a asaltar a narcotraficantes, a los robos con violencia y los robos en casas. Está en prisión igual que las tres 'Coronas supremas' o 'bendecidos'—situadas en el escalafón inmediatamente inferior—, también detenidas.

Cambio operativo

El grupo usaba la denominación de Latin King para identificarse aunque no defendía la cultura y los valores latinos como las bandas juveniles en Cataluña, sino que se dedicaba al tráfico de drogas internacional, la extorsión, la tenencia de armas de fuego y delitos contra las personas y el patrimonio. Además, usaba la violencia de forma sistemática de la violencia para mantener la cohesión del grupo. De hecho, ejercían la violencia dentro y fuera de la banda.

El director general de los Mossos, Manel Prat, ha explicado que en marzo de 2012 se hizo un cambio operativo en la lucha contra estas bandas, que pasaron a investigarse como bandas criminales y no como pandilleros. El cambio se debió precisamente a este aumento de su nivel delictivo, pues habían empezado a dedicarse al tráfico de drogas, robos y extorsiones. Desde entonces, se han realizado operaciones contra los Black Panthers, Blood y Latin Kings.

La investigación, que ha culminado con la operación Guillotina, arrancó en mayo de 2013 al detectar que la banda consolidaba sus acciones delictivas, que fueron concretadas gracias a la detención de uno de sus miembros en Ecuador que intentaba introducir en España 4,1 kilos de cocaína. Poco tiempo después fue detenido en Barajas con 9 kilos de la misma droga uno de los principales sospechosos, que supuestamente se encargaba de elegir a los correos humanos, las mulas.

Sin embargo, no sólo importaban la droga mediante muleros sino que también engañaban a personas de buena fe que viajaban a España para que llevaran zapatillas u otros objetos similares llenos de cocaína —sin que lo supieran— que otros miembros de la banda recogían en la ciudad de destino. El grupo también tenía una estructura logística para introducir estupefacientes en prisiones catalanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento