Dieciocho de los 24 detenidos el pasado sábado en Madrid tras las Marchas de la Dignidad han quedado en libertad con cargos y sin medidas cautelares, según han explicado ellos mismos al salir, y dos de ellos han asegurado que no han recibido un trato adecuado durante su detención.

Al parecer, una persona que ha quedado en prisión provisional. Se trata de Miguel M.S., y el juez le imputa los cargos de atentado a la autoridad, lesiones y desórdenes públicos, pero no por intento de homicidio como se había informado en un principio. La Policía le acusa de este último delito por supuestamente atizar con un adoquín de grandes dimensiones a un agente en la cabeza en el paseo de Recoletos durante los incidentes, según han informado fuentes policiales.

Los 19 detenidos que pasaron este lunes a disposición del Juzgado de Instrucción número 30 de Plaza de Castilla —otros tres son menores de edad— comenzaron poco antes de las tres de la tarde a abandonar los juzgados, a cuyas puertas esperaban varias decenas de personas que participaron con ellos a las Marchas de la Dignidad que les han mostrado su apoyo.

Al salir les han aplaudido, abrazado e incluso vitoreado.

Los dos primeros jóvenes que han salido sí han dicho unas palabras a las personas que les estaban esperando, a las que han asegurado que durante su detención no les dieron agua y que en un determinado momento solo les dejaban "mirar hacia un lado" y no podían moverse con libertad. Luego ha salido otro chico y a continuación una chica que no han hecho declaraciones.

Uno de los integrantes de las Marchas de la Dignidad ha explicado a la prensa que los arrestados han quedado en libertad con cargos y han relatado a sus compañeros que el trato en Comisaría fue "degradante" e "inhumano". A los arrestados la Policía les imputa los delitos de atentado contra agente de la autoridad, desórdenes y daños.

Durante toda la mañana y parte de la tarde permanecieron frente a los juzgados decenas de personas que expresaban su apoyo a los arrestados y pedían su libertad. Primero había varios cientos, pero sobre las dos de la tarde quedaron unas decenas.

Ha habido críticas contra la actuación "indiscriminada" de la Policía Los congregados han cumplimentado numerosas denuncias, que han presentado ante los juzgados, en la que critican la actuación "indiscriminada" de la Policía el pasado sábado, cuando se contabilizaron 24 arrestados y 101 atendidos por los servicios de emergencia.

La concentración ante los juzgados de este lunes no estaba comunicada a la Delegación del Gobierno, por lo que los miembros de Unidad de Intervención Policial (UIP) o antidisturbios han explicado a los organizadores que era ilegal y les han propuesto que se identificaran para evitar que los agentes la disolvieran, a lo que han accedido.

En la concentración, que transcurría de forma pacífica, estaban el actor Willy Toledo y el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Carromero.