Dos millones y medio de personas, según los organizadores — 36.000, según la Policía—, han secundado este sábado en el centro de Madrid la manifestación conjunta convocada por las 'Marchas de la Dignidad' bajo el lema "pan, trabajo y techo para todos y todas" para pedir el fin de los recortes y la dimisión de Gobierno, así como para denunciar la situación límite de "emergencia social" en la que se encuentra gran parte de la población española.

La marcha partió de Atocha a las 17.00 h y finalizó, tras un recorrido que avanzaba lentamente debido a la gran multitud, en la plaza de Colón. Una vez allí, el actor Willy Toledo y la periodista Olga Rodríguez han dado lectura al manifiesto elaborado para la ocasión desde un escenario situado en el centro de la plaza. "En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos", comienza el manifiesto.  

"Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante", continúa el texto, con el que también han exigido la dimisión del Gobierno del PP y de "todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos" y que "colaboran con las políticas de la Troika".

Asimismo, han denunciado a través de este manifiesto que dichos Gobiernos "están aprovechando la crisis para recortar derechos". "Estas políticas de recortes están causando sufrimiento, pobreza, hambre e incluso muertes y todo para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a costa de nuestras vidas", han censurado.

Disturbios, detenidos y heridos

Apenas terminada la lectura del manifiesto, y después de que algunos representantes de las seis columnas llegadas de toda España se subieran al escenario para hablar, comenzaron a escucharse en la plaza los primeros petardos, que venían de la zona próxima a la calle Génova, donde se ubica la sede nacional del PP. Aunque la manifestación tenía permiso hasta las 21.00 h, eran sin embargo las 20.30 h cuando se produjeron los primeros disturbios: grupos aislados comenzaron a arrojar a los agentes botellas, piedras y petardos, mientras éstos respondían con pelotas de goma.

Los detenidos están acusados de "atentado y resistencia a la autoridad" Al menos 24 personas fueron detenidas (tres de ellas menores), acusadas de "atentado y resistencia a la autoridad", según informó un portavoz de la Dirección General de la Policía.

Tras esta intervención, algunos de los participantes en la manifestación montaron barricadas en los laterales del Paseo de Recoletos con contenedores de basura al mismo tiempo que en el centro de la calzada un grupo de personas han vuelto a arrojar piedras, adoquines y botellas a la policía para hacerles retroceder.

Los Servicios de Emergencias de SAMUR-Protección Civil atendieron tras las Marchasde la Dignidad a 101 personas, de los que 67 eran policías y 34 manifestantes.

Un testigo de los disturbios policiales aseguraba a 20minutos que "la resistencia de la gente que está en medio de los disturbios es mucho más fuerte que otras veces". Este manifestante relataba que había visto escudos de policía rotos.

Acampada en Recoletos

A medida que la manifestación de las Marchas de la Dignidad llegaba a su fin, otro grupo de manifestantes se aproximaba al Paseo de Recoletos y empezaba a montar unas carpas y unas tiendas de campaña junto a la estación de Cercanías.

Aunque su intención era pasar allí la noche, finalmente un grupo de agentes de Policía desmontó la acampada.

Consulta aquí más noticias de Madrid.