Un guitarrista español de flamenco salvó a una japonesa de un incendio en Tokio al recibirla en sus brazos con su chaqueta, después de que ella saltara desde un segundo piso, para que "no se matara la chiquilla".

El granadino será condecorado por su heroísmo por los bomberos de Tokio
El granadino Antonio Solera, de la Compañía Antonio Gades, será condecorado por su heroísmo el próximo viernes por los bomberos de Tokio, por salvar este domingo a una mujer de 26 años cuando estaba asediada por las llamas en su casa del moderno barrio de Shibuya, informaron las autoridades locales.

La mujer, "que parecía mucho más joven, una chiquilla de 15 ó 16 años", saltó finalmente desde el segundo piso del edificio, que "estaba ardiendo mucho", porque Solera se lo pidió "chapurreando en japonés", según explicó el guitarrista, que lleva diez años viniendo a actuar a este país.

"La paré como pude, pero se pegó un buen porrazo"

"Me quité la chaqueta, una chaqueta gordita que llevo yo de pelo, la paré como pude pero se pegó un buen porrazo, y yo también con ella; al final se ha montado un buen follón porque yo estaba en medio de todo el lío y no me dejaban los japoneses irme", indicó.

Según dijeron los bomberos de Shibuya, el incendio ocurrió este domingo en la habitación de la mujer, cerca del auditorio Orchard Hall donde se presenta este mes el espectáculo "Carmen" en el que participan el guitarrista y su esposa, Esther Arauso, primera bailarina de la Compañía Antonio Gades.

Vi un segundo piso que estaba ardiendo mucho y la chiquilla allí, pobrecilla, me dio mucha pena y le dije que se tirara

Eran las cuatro de la madrugada y el artista flamenco había decidido irse a tomar un "ramen" (popular plato de fideos japonés) y unas "gyoza" (empanadillas) a un local abierto veinticuatro horas, porque tenía hambre y "el ramen me encanta", mientras su mujer se quedaba en el hotel.

Al acabar, cuando ya regresaba, vio "un segundo piso que estaba ardiendo mucho y la chiquilla allí, pobrecilla, me dio mucha pena y le dije que se tirara", ante las llamas que la acosaban, y finalmente pudo salvar la vida, según su relato, que ha sido corroborado por los bomberos de Tokio.

Tras recoger a la mujer, cruzó de inmediato la calle con ella y más tarde tuvo que ir a comisaría y atender también a los bomberos, por lo que no pudo explicarle a su esposa de inmediato lo que había sucedido y tardó un tiempo en regresar al hotel.

"Los bomberos me han dicho que estaba bien la chiquilla, que lo que tiene es del humo y del fuego", comentó Solera, de 54 años y cuyo verdadero nombre es Juan Antonio Zafra Moreno.

"Lo hice porque quería hacerlo, para que no se matara la chiquilla; si no me quito la chaqueta, se mata, o al menos se rompe una pierna o la cabeza, tengo una hija de 16 años y parecía de la misma edad, aquí en Japón parecen más jóvenes", agregó.

El guitarrista de flamenco, no obstante, no deja de repetir que está "cansado" de la atención recibida en Japón y de "todo este follón", y que no quiere ya "más historias".

Pero el jefe de Bomberos de Shibuya, Etsuo Takahagi, asistirá este viernes a la presentación de "Carmen" por la Compañía Antonio Gades y, antes de empezar la función, tiene previsto otorgarle una condecoración a Antonio Solera en homenaje a su heroísmo.

"Están locos"

El artista flamenco cree que esto se debe a que los japoneses "están locos", porque le podían haber dejado la placa en el hotel, y ahora ya sólo piensa en descansar pronto, después de intensas actuaciones en Tokio y Kobe.

La Compañía Antonio Gades, fundada por el fallecido bailaor que le dio nombre, lleva en Tokio desde finales de febrero y seguirá actuando en la sala Orchand Hall hasta el próximo día 17.