Lewis "Scooter" Libby, el ex jefe de Gabinete del vicepresidente Dick Cheney, fue declarado el martes culpable de cuatro de los cinco cargos que pesaban contra él: dos por perjurio, dos por mentir al FBI y uno de obstrucción a la Justicia.

Libby fue absuelto sólo de uno de los dos cargos por mentir al FBI.

El jurado alcanzó ese veredicto después de diez días de deliberaciones.

El ahora condenado dimitió en octubre de 2005 cuando un gran jurado que investigaba la filtración de la identidad de un agente encubierto de la CIA, Valerie Palmer, le imputó los cinco cargos mencionados.

La identidad de Plame se filtró a los medios después de que su marido, el diplomático Joseph Wilson, acusara a la administración Bush de tergiversar la información de los servicios de inteligencia, antes de la guerra de Irak, para justificar sus acciones militares.

Según Wilson, la filtración se planificó deliberadamente para cuestionar su credibilidad.

Libby no fue acusado de filtrar ilegalmente el nombre de un agente de la CIA.

En esa decisión del gran jurado quedó fuera Karl Rove, uno de los principales asesores de George Bush y jefe de campaña republicano.

Hasta 30 años de prisión

Libby podría pasar hasta tres décadas en la cárcel, aunque la prensa estadounidense especula que la sentencia será mucho menor.

El juez de distrito Reggie B. Walton ha encargado un informe preliminar, que le ayudará a determinar la cuantía de la sentencia.