La Fiscalía del Tribunal Especial de lo Criminal de París pidió este martes penas de entre seis y diecisiete años de cárcel contra cinco etarras confesos detenidos en 2002 en Francia cuando ultimaban los preparativos para perpetrar al menos cinco atentados en la Comunitat Valenciana.

La pena más alta, de diecisiete años de prisión, fue requerida contra el ex presunto responsable de la estructura de formación del aparato militar de la banda terrorista Xabier Abaunza Martínez, de 42 años, mientras que la más baja, de seis, fue solicitada contra Anartz Oyarzabal Ubierna, de 29.

Este último habría ejercido de ayudante de Abaunza en un curso de perfeccionamiento en robo de coches y uso de explosivos del "comando" integrado por Lexuri Gallastegui Sodupe (37 años), Ángel María López Anta (31) y Manex Zubiaga Bravo (27), según el Ministerio Público, que pidió 15 años de cárcel contra ellos.

El fiscal Chistophe Tessier acompañó su requisitoria con la demanda al tribunal de que dictamine el cumplimiento integro de dos tercios de las penas solicitadas y que prohíba la presencia definitiva de los cinco en Francia una vez purgadas las mismas.

Arrestados en 2002 en Niort

Los cinco, que fueron arrestados el 2 de mayo de 2002 en Niort (oeste), están acusados del cargo de asociación de malhechores con fines terroristas, intento de robo y receptación de robos con el agravante de haber sido cometidos en "banda organizada".

Son activistas aguerridos (...) su determinación fundada en la violencia pura y en cometer atentados continúa intacta

Se trata de "activistas aguerridos" y "determinados", afirmó Tessier, para quien esa "determinación", que está fundada en la "violencia pura y en cometer atentados", "continúa intacta".

El fiscal destacó que gracias a su arresto en Francia se pudieron evitar cinco atentados con coche-bomba en el verano de 2002 en la Comunitat Valenciana, que suponían "riesgos importantes para la población civil".

Los atentados proyectados hasta "sus más mínimos detalles por el "comando" integrado por Gallastegui, Zubiaga y López Anta eran un hotel y/o el aeropuerto de Valencia, el parque Terra Mítica de Benidorm (Alicante), el puerto deportivo de Vinarós (Castellón) y el barco que zarpa de Denia (Alicante), recordó el fiscal.