Slobodan Milosevic
Milosevic, en una de sus comparecencias por crímenes de guerra en el Tribunal de la Haya, poco antes de morir. Archivo
Un hombre intentó perforar el sábado pasado con una estaca el corazón del cadáver del antiguo presidente Slobodan Milosevic, según informa AP Belgrado.

El profanador intentaba asegurarse, siguiendo un antiguo rito balcánico, de que el espíritu maligno no regresara a la vida, lo que ha llevado a algunos medios, como Ananova, a vincularlo a los cazadores de vampiros.

Curiosamente, el autor de los hechos, Miroslav Milosevic, tiene el mismo apellido que el ex dirigente yugoslavo, aunque no esté relacionado con él, y asegura que lo hizo para fastidiar a los admiradores que estaban preparándose para celebrar el primer aniversario de su muerte.

El Partido Socialista de Serbia, al que pertenecía Milosevic, condenó el acto de vandalismo, y pidió que se castigue a Miroslav por "profanar la tumba de un gran presidente y estadista".

El agresor no llegó a desenterrar el cuerpo, simplemente intentó atravesar la tumba con una estaca, dañándola ligeramente.