El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha dejado en libertad, por motivos de salud, al presunto jefe la red de extorsión de ETA Joseba Imanol Elosua, de 72 años, detenido el pasado 20 de junio en Santa Pola (Alicante).

Dado el estado precario de salud del imputado, parece razonable suponer la no elusión a la acción de la Justicia

En un auto, el magistrado señala que, "dado el estado precario de salud del imputado, parece razonable suponer la no elusión a la acción de la Justicia, y ello se constituye como serio argumento para acordar la libertad provisional", aunque Elosua no podrá abandonar el territorio nacional.

Según informaron fuentes jurídicas, el pasado 5 de febrero el centro penitenciario donostiarra de Martutene informó al Juzgado de que el interno había sufrido "tres episodios sincopales", con pérdida de conocimiento y caída al suelo, de los que había tardado en recuperarse entre 30 y 60 minutos.

Elosua padece asimismo una dolencia cardiaca y tiene un tumor prostático.

Ante esta situación, la Fiscalía pidió un informe médico, que concluyó que las enfermedades que aquejan al imputado "suponen un riesgo vital a corto plazo" y que su estancia en prisión dificulta su tratamiento, por lo que el Ministerio Público informó a favor de su puesta en libertad.

Elosua es la persona que asegura que el pasado 4 de mayo, cuando inicialmente se iba a desarrollar la operación policial contra la trama de extorsión de ETA, unos desconocidos le entregaron un teléfono móvil a través del que un tercero le advirtió de que ésta estaba en marcha.

El juez Garzón mantiene abierta una investigación sobre este supuesto "chivatazo".