Sólo el 5 % de los juicios que en el mundo se celebran por violación sexual a mujeres y niñas acaban en condenas, señaló el martes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACDH), que dirige Louise Arbour.

La violencia contra las mujeres y las niñas es considerada por el ACDH como uno de "los problemas más serios e importantes" de la actualidad, señaló esa institución mediante un comunicado de prensa, con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer.

Asimismo se recuerda que la violencia sexual es una de las mayores violaciones de los derechos humanos y que sus víctimas "tienen derecho a la justicia, a recibir reparaciones y a conocer la verdad sobre esas violaciones en todo momento".

El organismo recuerda que la violencia sexual es una de las mayores violaciones de los derechos humanos

"Garantizar esos derechos es un paso más para acabar con la impunidad de los delitos de violencia sexual", agrega el ACDH.

Subraya también que "pese a la magnitud del problema, sus dimensiones, formas, consecuencias y costes para el individuo y la sociedad, la voluntad política para acabar con la cultura de la impunidad y prevenir esa violencia, todavía no se ha materializado".

Además, recuerda que el estatuto de Roma sobre la Corte Penal Internacional (CPI) considera los delitos de violencia contra las mujeres como "crímenes de guerra", y que cuando esos ataques son cometidos "como parte de un ataque masivo o sistemático contra la población civil, también constituyen crímenes contra la humanidad".

Otros tribunales del sistema de la ONU como el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) y el Tribunal Penal para Ruanda (TPIR) han reconocido que la percepción como "delito de honor" de las violaciones sexuales a mujeres "pueden constituir tortura".

"Las mujeres ya no son consideradas como objetos, sino como seres individuales con derechos autónomos y los Estados tienen la obligación de garantizar que ellas puedan reclamarlos", agrega el comunicado.

Sólo el 5% terminan en condena

Además, se informa de que únicamente el 5 % de los juicios que a nivel global se celebran por violación sexual, acaban con una condena para los acusados, "en parte porque en la mayoría de los casos se enfatiza más sobre la conducta de la mujer que sobre la del violador" y pide "un cambio general en las actitudes", así como más campañas de información pública.

Indica además que aunque se ha progresado en materia de legislación humanitaria internacional, el sistema todavía requiere de la presentación de testimonios individuales y de careos.

El ACDH advirtió de que "si las víctimas no pueden presentarse ante los tribunales porque no tienen acceso a la justicia formal, porque tienen miedo de ser estigmatizadas o por no querer revivir el trauma, los violadores pueden quedar en libertad e impunes".

También recuerda que la Corte Penal Internacional ha puesto en marcha un procedimiento de recursos para perseguir esos delitos "cuando los Estados no disponen de voluntad o son incapaces de asegurar esa asunción de responsabilidades".

La Corte Penal Internacional cuenta con un procedimiento para perseguir esos delitos "cuando los Estados no disponen de volutad"

Para la oficina de Arbour "ése podría ser un paso definitivo para reducir el clima de impunidad en los delitos de violencia sexual contra las mujeres", y su aplicación no debería ser exclusiva de situaciones "de conflicto o postconflicto, sino aplicables a las violaciones de cada día".

Ese procedimiento "permite a los Estados proteger a las víctimas y asegurar que todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas se persigue de manera efectiva".

Se subraya, además, que "no hay circunstancias que puedan excusar la violencia contra las niñas y las mujeres. Son siempre una violación de los derechos humanos, son un delito y son siempre inaceptables".