La ONU señala una "peligrosa" escalada de tensión en Crimea y Rusia niega los asaltos

Un militar de la Armada ucraniana en Crimea (c) abandona su cuartel general escoltado por soldados de las fuerzas rusas de autodefensa, en la ciudad de Sebastopol.
Un militar de la Armada ucraniana en Crimea (c) abandona su cuartel general escoltado por soldados de las fuerzas rusas de autodefensa, en la ciudad de Sebastopol.
EFE

El subsecretario general de la ONU, Jan Eliasson, advirtió este miércoles de una escalada "peligrosa" de la tensión en Crimea que amenaza con tener implicaciones para la paz y la seguridad de la comunidad internacional. "Los últimos acontecimientos han aumentado las tensiones y han añadido nuevos niveles de complejidad a una situación ya de por sí precaria", dijo Eliasson durante una nueva reunión del Consejo de Seguridad para abordar la crisis entre Ucrania y Rusia.

El número dos de la ONU advirtió ante los quince miembros del Consejo que ahora la comunidad internacional se enfrenta a los riesgos de una "escalada peligrosa" de la crisis tras la declaración de independencia de Crimea y su anexión a Rusia. El subsecretario general se refirió en concreto a los últimos informes que hablan del asalto a dos bases militares ucranianas en las localidades crimeas de Novoozernoye y Sebastopol, tomadas por tropas rusas y civiles.

Además, Eliasson mencionó la muerte de un militar ucraniano en una base de Simferópol, la capital de Crimea, y el fallecimiento de un miembro de las autodefensas rusas, en ambos casos por los disparos de francotiradores.

Eliasson destacó que el viaje emprendido este miércoles por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a Rusia y a Ucrania se enmarca en los esfuerzos continuos que está haciendo la organización para que las partes se sienten a dialogar una solución pacífica. "Desde mi misión en Ucrania la crisis parece haberse profundizado. En vez de una reducción de la escalada, continúan aumentando las tensiones en Crimea y el este de Ucrania", lamentó Eliasson.

El subsecretario general recordó que ambos países siguen siendo "vecinos" con vínculos "a veces complejos" históricos, culturales, económicos y políticos, de ahí que "interesa a todos" que tengan buenas relaciones. "Tenemos que centrarnos en un dialogo directo para abrir la vía a una solución diplomática. No se ha logrado todavía pero el camino aún sigue abierto", añadió Eliasson, para quien el primer paso debe ser el cese inmediato de las tensiones.

Por su parte, el enviado de la ONU a Ucrania para estudiar la situación sobre el terreno, Ivan Simonovic, dijo ante el Consejo que en los últimos días se han registrado "cambios tremendos" en Crimea y, advirtió, "lamentablemente no son para bien". "Es urgente evaluar los informes sobre violaciones de derechos humanos en Crimea. Una evaluación independiente y objetiva puede ayudar a las investigaciones y evitar nuevos casos", indicó Simonovic.

Así, confirmó que a petición de las autoridades ucranianas ya han empezado a llegar al país los primeros miembros de una misión de observación que se desplegará por completo este viernes y que estará formada por nueve funcionarios internacionales y 25 locales. "La ONU está dispuesta a ayudar a que los derechos humanos se protejan y respeten en Ucrania con apoyo de comunidad internacional, además de prestar asistencia técnica para las reformas legislativas que hacen falta", añadió.

Tras lamentar que durante su estancia en Ucrania no pudo visitar Crimea porque las autoridades no quisieron recibirle "y tampoco garantizaron" su seguridad, Simonovic dijo que este domingo se cursó una invitación que espera que se produzca "lo antes posible". "No se puede responder a las violaciones de derechos humanos con otras violaciones", dijo el diplomático, quien indicó que "durante años" se han registrado "con impunidad" desde torturas y ejecuciones extrajudiciales hasta malas condiciones de detención.

Además, denunció que la corrupción es un "problema transversal" que afecta al estado de derecho y añadió que las reformas y las nuevas políticas "deben adoptarse sin espíritu de venganza" y de manera "constructiva y transparente". Simonovic mostró también su preocupación por violaciones "graves" en Ucrania, como detenciones arbitrarias o el empleo de francotiradores, que han dejado más de cien muertos, muchos de ellos manifestantes pero también fuerzas de seguridad. "Todos estos casos tienen que someterse a la justicia con rapidez tras una investigación imparcial y completa", añadió el diplomático, quien ha instado a las partes a garantizar la libertad de expresión y evitar los discursos de odio.

Encontronazo entre Rusia y EE UU

En la reunión, Rusia protestó ante Estados Unidos por los "insultos" de tono "inaceptable" de su embajadora Samantha Power, en un nuevo debate sobre Ucrania.  "Es inaceptable aceptar estos insultos a nuestro país", afirmó el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, quien indicó que, si Estados Unidos "espera la colaboración" de Rusia en otros asuntos en el Consejo de Seguridad, "debe entender esto claramente". Churkin acusó también a Power de situarse "al nivel de la prensa sensacionalista".

Rusia ha decidido redibujar sus fronteras, pero no puede redibujar sus derechos La embajadora estadounidense había dicho que las explicaciones de Moscú sobre la crisis de Ucrania y la situación en Crimea muestran "más imaginación que Tolstoi y Chéjov", dos de los más afamados literatos rusos. "Rusia ha decidido redibujar sus fronteras, pero no puede redibujar sus derechos", añadió Power.

Churkin también acusó de "cinismo" al Gobierno ucraniano por afirmar que fuerzas rusas habían atacado una base militar ucraniana en Crimea. "No ha habido ataque en ninguna base. No había tropas rusas", afirmó, para añadir que miembros desarmados de las fuerzas de autodefensa con símbolos nacionales fueron los que irrumpieron en el cuartel general de la Armada ucraniana de Sebastópol.

El embajador ruso también tuvo un intercambio de palabras, menos duro, con su colega francés, Gérard Araud, en una reunión del Consejo de Seguridad que discutió la anexión de Crimea por parte rusa y en la que el tono fue mucho más intenso que en las anteriores sesiones del organismo sobre esta cuestión.

Descartan acciones militares

Sin embargo, el presidente estadounidese, Barack Obama ha preferido rebajar la tensión en su dircurso, descartando una acción militar de su país en la crisis de Ucrania, y apostando una vez más por la diplomacia como solución al conflicto.

"No vamos a meternos en una expedición militar en Ucrania. Creo que incluso los ucranianos reconocerán que enfrentarnos militarmente con Rusia no sería apropiado para nosotros y tampoco sería bueno para Ucrania", dijo Obama en una entrevista con KNSD, la filial de NBC en San Diego (California).

"Hay un camino mejor -que la acción militar- (...) Lo que estamos haciendo es movilizar todos nuestros recursos diplomáticos para asegurarnos de que tenemos una coalición internacional fuerte que envía un mensaje claro, el de que Ucrania debe decidir su destino", explicó.

El presidente estadounidense consideró asimismo que la actuación del presidente ruso, Vladimir Putin, en esta crisis muestra "debilidad" y no "fuerza", después de que interviniera Crimea militarmente y luego fuera anexionara tras el referendo del pasado domingo que no tiene reconocimiento internacional.

En otra entrevista, con la filial de la NBC en St. Louis (Misuri), Obama subrayó también que "nadie quiere" que Estados Unidos "desencadene una guerra real con Rusia".

Así las cosas, en este punto, "una de las cosas más importantes" que según Obama puede hacer su país en esta crisis es proveer ayuda económica a una Ucrania que vive una doble crisis, "política y económica".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento