Incendio en Sevilla
Todos los clientes de El Corte Inglés en Sevilla tuvieron que ser desalojados tras el incendio provocado por las obras. MARTA FRANCO

Un incendio se ha declarado en la planta baja del centro comercial El Corte inglés del Duque, en el centro de Sevilla.

Según comentaba a 20 minutos uno de los trabajadores, el fuego ha comenzado en la planta baja cuando han prendido unas chispas cuando unos obreros estaban soldando algo en un patio o almacén interior.

Las obras de unos obreros en la planta baja desataron el incendio

El humo intenso se ha extendido rapidamente por las plantas superiores por lo que la policia ha tenido que desalojar todo el edificio.

En estos momentos los bomberos aún permanecen en el interior, y hasta el lugar se ha desplazado el delegado de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla, Fran Fernandez, para conocer más sobre las causas.

Los trabajos para sofocar el fuego han obligado a cortar durante una hora las calles Alfonso XII y la calzada de la Plaza del Duque más cercana al Corte Inglés.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado seis vehículos de los bomberos de Sevilla.

20 minutos estuvo en el incendio

La noticia llegó por la ventana a la redacción de 20 minutos.

Primero lejana, pero cada vez mas cercana, la sirena de un camión de bomberos nos dió el aviso de que algo ocurría.

Uno tras otro, tres camiones grandes, tres más pequeños y una ambulancia, además de vehículos de la Policía Municipal.

Atención compañeros, me dicen que está en la tercera planta

Pero yo ya estaba en la calle cámara en mano cuando apenas si habían llegado dos de los vehículos de bomberos.

Veo que se trata del edificio de El Corte Inglés y por la radio de uno de los bomberos oigo: "Atención compañeros, me dicen que está en la tercera planta".

Así que entré en la tienda y subí por la escalera mecánica.

Allí la gente andaba ya con la mosca detrás de la oreja: "Huele a humo" era el comentario general entre los clientes que circulaban en ese momento por la planta dedicada a deportes.

Por favor, señores, vamos desalojando con tranquilidad. No se alteren que todo está controlado, pero hay que ir saliendo

Uno o dos minutos detrás de mí apareció el primer bombero: "Por favor, señores, vamos desalojando con tranquilidad. No se alteren que todo está controlado, pero hay que ir saliendo". La gente alterarse, no se alteró, pero a la vez que preguntaban "¿qué pasa?" cogían rápido y a paso muy ligero el camino de las escaleras mécanicas.

El Bombero no les respondía, sólo decía "Vayan bajando, vayan bajando".

También a mí, "señorita ya se tiene usted que ir".

Pero ya todos sabíamos de que se trataba. Las llamas no eran visibles, pero para entonces un denso humo grisaceo se extendía por toda la tercera plantay por las inferiores, como pudimos comprobar al ir descendiendo camino de la salida.

Allí clientes y vendedores desalojados se arremolinaban preguntándose unos a otros lo mismo "¿qué ha pasado? ¿Dónde está el fuego?"

En medio de la confusión, una anciana, ajena a la situación, pero que quiza iba distraída por el follón organizado, se tropezó en la plaza del Duque y cayó al suelo hiriéndose en la nariz.

Fue la única incidencia del incendio que tuvieron que atender en la ambulancia de los bomberos. La policía Local tomó, por fin, el control de la situación, estableció barreras y nos alejó a todos de la puerta de los almacenes.

Justo entonces, mientras nosotros salíamos, el concejal responsable de seguridad, Francisco Fernández, llegaba al lugar del suceso con cara de circunstancias.