El alcalde de Alhendín (Granada), José Guerrero (PP), mostró hoy su "sorpresa" por la detención del concejal de Urbanismo, Manuel Fernández, y defendió la legalidad de las actuaciones del Ayuntamiento en el polígono industrial de Marchalhendín y en la urbanización Novosur.

Ni la policía ni el juez han pedido ninguna documentación

Guerrero dijo que "nadie sabe nada" en el consistorio porque "ni la policía ni el juez han pedido ninguna documentación" y aseguró que no se ha hecho ningún registro en las dependencias municipales.

Añadió que al resto de miembros del equipo de Gobierno del PP también les ha sorprendido "mucho" la detención del concejal de Urbanismo, que también ostenta el área de Economía, "porque no ha habido ninguna comunicación previa ni el fiscal le llamó a declarar antes de que se le arrestase".

El regidor municipal dijo que, aunque no tiene "ni idea de urbanismo", cree que las actuaciones del Ayuntamiento en el polígono industrial y en la macrourbanización, por cuyas supuestas irregularidades se detuvo a Fernández, "son legales".

Las obras fueron paralizadas por el consistorio "hasta que se les concedió la licencia"

Recordó que las obras de Marchalhendín fueron paralizadas por el consistorio "hasta que se les concedió la licencia" cuya falta denunció el PSOE, y que la construcción de la urbanización Novosur "fue aprobada por la Comisión Provincial de Urbanismo".

El concejal de Urbanismo de Alhendín, una localidad de unos cinco mil habitantes, fue arrestado ayer en su domicilio de Armilla (Granada) y esta mañana presta declaración ante el Juzgado de Instrucción 2 de Santa Fe, en calidad de acusado por los delitos de cohecho, prevaricación, contra la hacienda pública, contra la ordenación del territorio y alteración del precio de las cosas.

EL LADRILLAZO EN ESPAÑA: